Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ex 'conseller' de la Generalitat gestionó en Israel la asociación de su empresa de seguridad con ISDS Ltd.

El ex conseller del Departamento de Economía y Finanzas de la Generalitat en la época de Tarradellas y ex responsable del Partido Demócrata Popular (PDP) en Barcelona, Juan José Folchi, gestionó personalmente en Israel la asociación de su empresa de seguridad, ISDI; Ibérica, con la multinacional International Security and Defense Systems (ISDS Ltd.), según aseguró el propio Folchi en una conversación mantenida con EL PAÍS. La empresa ISDS Ltd. ha estado vinculada a la guerra sucia en Latinoamérica y al entrenamiento de la contra en Honduras, según fuentes norteamericanas.

Esta sociedad israelí, que formó a los escoltas del presidente de Telefónica, cuando ocupaba ese cargo Luis Solana, presta ahora numerosos servicios a la Generalitat de Catalunya, a través de ISDS Ibérica, que es su representante: exclusiva en España.Juan José Folchi, conocido abogado barcelonés que asesora entre otras sociedades al grupo KIO, afirma que viajó a Tel Aviv en julio de 1988 -por las mismas fechas en que se creó en Barcelona ISDS Ibérica- para conocer personalmente las características de la empresa de seguridad ISDS Ltd. y a su presidente Leo Gleser, coronel en la reserva del Ejército de Israel. "Allí supe que ISDS había operado en Latinoamérica, donde Gleser hizo algunos intentos de vender armas; pero también en otros países, incluso en Europa del Este. A nosotros, las armas y el entrenamiento armado no nos interesan en absoluto. Lo que nos interesa es la experiencia de ISDS en el campo de la ingeniería de seguridad, y el propio Gleser me mostró dos trabajos de su empresa: la seguridad perimetral del puerto de Jaffa y la de una central térmica próxima", afirma Folchi.

Firma en Barcelona

Cinco meses más tarde, el 8 de diciembre de 1988, Leo Gleser y Juan José Folchi volvieron a eneontrarse en Barcelona, con motivo de la firma de un contrato por el que ISDS Ltd. concede, por cincio años, su representación exclusiva en España a ISDS Ibérica. El contrato fue firmado por el propio Gleser y por el argentino Ricardo Guelman, primer director de ISDS Ibérica. Guelman, que sigue trabajando paxa la empresa de los Folchi, aunque ahora sin poderes, había representado previamente a la israelí ISDS Ltd. en otra sociedad catalana denominada Servicios Técnicos Bilan.En aplicación de este contrato de representación exclusiva, ISDS Ibérica ha llamado con frecuencia a técnicos israelíes para realizar los proyectos que ha contratado en España. Así, el curso de mando dado por ISDS Ibérica a los guardias forestales de la Generalitat, el pasado mes de mayo, fue impartido por Anna Guelman e Isaac Mendelson, dos psicólogos venidos de Israel. Otro israelí, llamado Oded Lahat, acudió a España para colaborar en la elaboración del plan integral de seguridad de Torreferrusa, un centro de la Dirección de Política Forestal de la Generalitat, contratado por ISDS Ibérica.

Folchi insistió, durante la entrevista que mantuvo con los redactores de EL PAÍS, en que el negocio de Leo Gleser en Israel es de reducidas dírnensiones y explicó, gráficamente, que el volumen de contratación de ISDS Ltd., "no es superior al de una tienda de ultramarinos en Cataluña".

En cuanto a ISDS Ibérica, Folchi señaló que fue fundada con 15 millones de pesetas, aportados por un grupo de familiares y amigos, lo que representa un capital que, "aun siendo superior al de muchas empresas de seguridad, es poca cosa". El abogado barcelonés explicó que esa suma apenas ha cubierto el 25% de los gastos generados por la sociedad durante su primer año de existencia, por lo que la situación de ISDS Ibérica es hoy de "quiebra técnica". Añade Folchi que los socios tienen la voluntad de reflotar la empresa mediante una próxima ampliación de capital, con el objetivo de alcanzar el "punto muerto" en 1990, fecha para la que prevén que la empresa tendrá una facturación anual mínima de 40 millones de pesetas.

A la cuestión de por qué un abogado de su importancia se interesa por un negocio tan pequeño como dice que es ISDS Ibérica, Folchi recalcó que está en la empresa para apoyar a su hermano Carlos, actual director de ISDS Ibérica. Carlos Folchi, de profesión economista, ha pasado por una situación laboral complicada y actualmente colabora en ISDS Ibérica y en otros negocios de su hermano Juan José, según afirma éste. El abogado barcelonés intentó una incursión previa en el campo de la seguridad comercial, como accionista de Protección y Custodia, SA (Protecsa), empresa fundada en Tarragona en 1980 y presidida actualmente por Jaime Isac Aguilar, director general de la división inmobiliaria del Banco Español de Crédito (Banesto).

El ex conseller señaló también que ISDS Ibérica no tiene como objeto "vender seguridad", sino planificarla. Esta afirmación coincide con la licencia dada a esta empresa por el Ministerio del Interior, que el pasado 28 de julio aceptó la inscripción de ISDS Ibérica en sus registros, con el número 1.604, como empresa autorizada a operar exclusivamente en "asesoramiento y planificación de sistemas de seguridad".

Sin embargo, documentos a los que ha tenido acceso este periódico señalan que la empresa de la familia Folchi ha intentado actuar también en el campo de la comercializ ación de equipos de seguridad, a pesar de que carece del correspondiente permiso administrativo. Ese tipo de actividad está previsto en el contrato de representación exclusiva firmado en 1988 por Ricardo Guelinan con el presidente de ISDS Ltd., Leo Gleser.

En febrero de 1989, cuando presentó a la Generalitat un plan de seguridad integral para Torreferrusa -la sede central del Servicio de Agentes Rurales del Departamento de Agricultura-, ISDS Ibérica ofertó al mismo tiempo diversos equipos de seguridad, consistentes en un circuito cerrado de televisión y un sistema de control de acceso por tarjeta de proximidad, así como un equipo de alarmas, valorado todo ello en 3.369.346 pesetas.

Equipos electrónicos

Cuando hizo esta oferta, ISDS Ibérica todavía no había sido autorizada a operar por el Ministerío del Interior, y no tenía licencia para hacer planes de seguridad ni para vender equipos. Cinco meses más tarde, Interior le permitió actuar únicamente en el primero de estos dos campos.Por otra parte, el Departainentode Agricultura, que dirige Josep Miró i Ardèvol, cuñado de Juan José Folchi, ha adquirido para Torreferrusa, a través de ISDS Ibérica, un equipo de navegación vía satélite GPS Raytheon y una cámara de visión nocturna Dark Invader, susceptibles ambos de ser utilizados en tareas de seguridad. El citado departamento pagó en septiembre de 1989 un total de 2.579.444 pesetas por estos dos equipos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de noviembre de 1989

Más información

  • ISDS Ibérica, de Juan José Folchi, ha ofrecido equipos de seguridad sin estar autorizada para comercializarlos