Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Administración no piensa apoyar nuevos experimentos de fusión fría

El coordinador de los temas de fusión nuclear dentro de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología, Eduardo Elizalde, señaló ayer a este periódico que dicho organismo no tiene la intención de apoyar la ejecución de nuevos experimentos de fusión fría, salvo que se produzca algún hecho significativo. "Según mis noticias, el único proyecto de fusión fría que sigue en marcha es el de Carlos Sánchez, en la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). El resto de los equipos ha dejado de investigar. Ojalá ese experimento ofrezca algún nuevo resultado positivo, pero si no es así será dificil que podamos apoyarlo económicamente".Elizalde piensa que de la profusión de los experimentos de fusión fría quien ha resultado beneficiada ha sido la investigación de la fusión nuclear por confinamiento magnético, que se está realizando en el Ciemat. Este centro acaba de obtener el apoyo económico del organismo europeo para la investigación nuclear (Euratom) para desarrollar el sistema TJ-II, que estará listo en unos cuatro años. "Esta investigación va a contar con un fuerte apoyo en los próximos diez años", asegura Elizalde.

Sin embargo, el anuncio hecho público por un grupo de científicos de la universidad de Stanford (California) acerca de que poseen un método para verificar si realmente existe o no fusión fría por el sistema electrolítico, ha vuelto a calentar este enigma científico.

Carlos Sánchez ha señalado que en el experimento de fusión fría por el sistema electrolítico se produce una energía que se desprende del oxígeno y del deuterio del agua pesada utilizada, de forma que esos gases se recombinan catalíticamente para formar de nuevo agua pesada. En su opinión, lo que pretenden hacer los científicos de Stanford es medir esa energía química -que no se había hecho hasta ahora- y restarla de la que supuestamente se produce por fusión nuclear para confirmar o no el fenómeno. Sánchez afirma que no ha vuelto a tener "ninguna reacción que se pueda considerar fiable" en sus experimentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de noviembre de 1989