Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Patti LaBelle: "El sentimiento no vende"

La cantante norteamericana, contra la discrirninación musical

Pertenece a una generación de cantantes negras que comenzaron su carrera en la década de los cincuenta interpretando espirituales en las iglesias. Hoy, a sus 45 años de edad, Patti LaBelle ha conocido el éxito con canciones como Lady Marmalade, además de protagonizar comedias en Broadway y actuar en espectáculos musicales como Tommy. En su último disco intenta mantener la fuerza interpretativa de algunas cantantes negras. Y esa fuerza, asegura Patti LaBelle, "es lo que impide que las radios programen nuestra música; hoy el sentimiento no vende".

Aquel estribillo, Voulez vous coucher avec moi, ce soir, convirtió a Patti LaBelle en la reina de la música comercial en 1975. Fue el momento álgido de una carrera que comenzó en 1962 con su grupo las Blue Bells, cuando tenía 17 años. Su imagen, a medio camino entre el comic y la ficción científica, sorprendió tanto en la década de los setenta como su único éxito, la canción Lady Marmalade, de la que ahora reniega. "El éxito me sorprendió mucho, porque después de hacer buenas y fuertes canciones triunfé con la más trivial. No creo que vuelva a cantar un tema como ése, porque necesito interpretar lo que me gusta"."Me interesa lo que cada artista tiene dentro", continúa la cantante, "y cuando esto queda en un lugar secundario, significa que no hay talento. Yo salgo al escenario bien vestida, pero acabo hecha un desastre. Doy mi alma, no una imagen, y quiero intercambiar energía con el público".

Hoy, Patti LaBelle alterna la música con una vida "maravillosa y dulcemente aburrida", como ella la define. No escucha música. Ni siquiera tiene tocadiscos. "Sólo cocino y limpio", dice. Casada con un maestro de escuela, tiene a su cargo cinco hijos. "Uno es mío, dos adoptados y otros dos son hijos de mi hermana, que murió hace tres meses". La cantante ha visitado Madrid para presentar su último disco, Be yourself, en el que ha participado Prince. "Siempre me llama mamá", dice. "Es un genio muy humano. Trabaja durante toda la noche y tiene metida la música en la cabeza. Es una persona que desborda ideas y proyectos".

La defensa de la música y músicos negros preocupa a Patti LaBelle, que se muestra encantada con el éxito actual de los jóvenes grupos de rap y house. "Gracias a sus vídeos no están en la calle y pueden, ganar algo de dinero. Hoy se necesita el éxito para trabajar. Antes no era así, y espero que pronto se vuelva a la sencillez para eliminar la discriminación entre la música negra y blanca. A muchos negros nos resulta muy difícil que pongan nuestra música en las radios porque cantamos con demasiado sentimiento. Y hoy el sentimiento no vende".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 1989