Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Riesgo superior para los gitanos

Del total de leprosos existente en Andalucía, un 23% se concentra en Jaén, por delante de Málaga (un 17%), de Granada (14%) y de Sevilla, que registra un 12,3%. Huelva, con un 5,2% del total es la provincia menos infectada de lepra de Andalucía. Según el estudio antes citado, un 54,3% de los afectados son hombres y un 45,7%, mujeres.En la provincia de Jaén se estima que puede haber alrededor de 1.000 enfermos de lepra. De éstos, sólo algo más de 300 están censados oficialmente. Porcuna, un municipio de 7.000 habitantes inscrito dentro de la zona de influencia de Jaén capital, acapara, porcentualmente, la cifra más alta de leprosos de España, que es el país de Europa más afectado. Oficialmente hay 51 vecinos de Porcuna que padecen lepra, aunque no se descarta que el número sea incluso muy superior.

Las comarcas de Motril, Los Montes y Guadix, en Granada, y determinados núcleos costeros de la provincia de Málaga destacan entre los focos de lepra más importantes que existen en Andalucía tras las citadas zonas jienenses.

El estudio en el que ha intervenido Salvio Serrano Ortega, dermatólogo y presidente de la Asociación Andaluza de Dermatología, junto con los también dermatólogos Rodríguez-Contreras, Extremera Castillo, Delgado Rodríguez y Batanero Bernabéu, revela que en Jaén esta enfermedad se manifiesta "de forma altamente significativa en la etnia gitana". "Globalmente, la etnia gitana tiene un riesgo casi seis veces superior a la castellana a tener lepra", indica el estudio.

El hacinamiento familiar y la situación de pobreza son los motivos que aparentemente explicarían una mayor afectación entre los gitanos. Un 38% de los enfermos jienenses estudiados se dedicaba a la agricultura y un 35% a tareas domésticas. Se ha detectado que casi un 11 % de los leprosos eran obreros, indepen.dientemente de que estuvieran o no cualificados, y que, entre los grupos profesionales, sólo hay dos profesores de EGB afectados y un ATS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de noviembre de 1989