Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:PROBLEMAS EN LA DANZA Y EN LA MÚSICA

Contra el regreso de la somnolencia

El contrato de la directora artística del Ballet del Teatro Lírico Nacional, Maia Plisetskaia, que termina el próximo 1 de diciembre, será ampliado sólo hasta junio, y después se nombrará nuevo director, según dijo ayer Adolfo Marsillach, director general del Instituto de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), del Ministerio de Cultura. La bailarina y coreógrafa soviética, que ayer se declaró satisfecha de los logros obtenidos en los dos últimos años, será sustituida por el joven bailarín y coreógrafo valenciano Nacho Duato, de 32 años, si se culminan hoy con la firma de un contrato, tal como está previsto, las negociaciones que éste ha mantenido con Cultura.

El proyecto de Nacho Duato es ambicioso. Prefiere no señalar los defectos que ha advertido en el ballet que va a dirigir, y con el que ya ha reafizado varios ensayos. Dice, no obstante, que piensa trabajar todo lo posible con músicos y decoradores españoles y que cree que un director artístico debe vivir en el lugar donde esté la compañía. "Lo que no hagamos ahora, aprovechando el entusiasmo, ya será muy difícil hacerlo más adelante. Hay que aprovechar este movimiento de renovación. Si vuelve la somnolencia, se acabó", dice Duato.En este sentido se refiere a su experiencia con el Weissendonk Lieder, con música de Wagner y su coreografia original, en la que ha introducido un elemento más cálido, algo como de Goya, con trazos fuertes y muy españoles. Cree que no es bueno que casi todo el repertorio del Ballet Lírico Nacional sea, como hoy, predominantemente ruso y americano. "No parecen darse cuenta aquí de la riqueza cultural y folclórica que tenemos en la música y en la danza españolas, y excepto alguna coreografia de Rey Barra que utiliza temas españoles, el resto es una copia de lo que ya existe y saben hacerlo mejor fuera de aquí".

El ballet que Nacho Duato hizo con María del Mar Bonet sería, a su juicio, un buen precedente. "Se trata de folclor catalán con influencias tunecinas y armenias, y es bellísimo, y además ha tenido un éxito notable en el extranjero", añade el nuevo director del Ballet Lírico Nacional.

Para Duato, la música es el motor de la coreografía. Escucha mucha música, procurando que sea nueva, y de esta forma esa música le inspira y le sugiere el colorido de una escena. Siendo fiel a la música encuentra la posibilidad de inIroducir baile dentro de esa música, de transformar esa música en movimiento. La televisión holandesa hizo un perfil de Duato que ha dado la vuelta al mundo, a excepción de España. El documental dura 45 minutos. Se ofreció a TVE, que no lo aceptó. Duato cree que tal vez la razón sea la longitud: "Creo que en España tres cuartos de hora es demasiado espacio para un tema cultural...".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de noviembre de 1989