Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

12 de las 13 minas de la región soviética de Vorkutá se une a la huelga indefinida

La huelga en la región minera de Vorkutá, en el Círculo Polar Artico, ha vuelto a cobrar fuerza, de tal modo que 12 de las 13 minas de la región se encontraban ayer en paro indefinido a la espera de que el Gobierno soviético les enviase una comisión negociadora para satisfacer las promesas del pasado verano.Así lo manifestó ayer telefónicamente un portavoz de los mineros, según el cual éstos estaban divididos sobre la forma de acudir este año a los actos conmemorativos de la revolución de octubre. "Unos son partidarios de ir [al tradicional desfile] y otros de ir con consignas pidiendo el cese de los responsables del comercio, de los dirigentes del partido y de los directivos de las minas locales", manifestó el portavoz.

La huelga, que el 31 de octubre afectaba sólo a la mina Vorgaschoskaia, la mayor de la región, se extendió a 11 minas en total el 1 de noviembre y a 12 ayer con la incorporación de la mina Vorkutinsaia, afirmó el portavoz. Éste explicó que la decisión había sido tomada por cada colectivo en votaciones abiertas. El tribunal de la región autónoma de Komi, donde está Vorkutá, declaró ilegal la huelga en tres minas la semana pasada. Hasta ayer, sin embargo, no había tomado ninguna decisión respecto a las restantes, informó el portavoz minero, según el cual sólo el pago de las nóminas, el próximo 10 de noviembre, aclarará en qué medida se ha procedido a sancionar economicamente a los huelguistas.

Pensiones y vacaciones

En Donbass, otra de las grandes cuencas mineras soviéticas, en la república de Ucrania, miles de mineros apoyaron una huelga de advertencia de dos horas el 1 de noviembre en los 28 pozos de la región con objeto de solicitar mejoras de las pensiones y ampliación de las vacaciones. Esta huelga se llevó a cabo pese a que el comité regional de Donbass se había pronunciado en contra, al registrarse un empate en las votaciones realizadas en la localidad de Gorlovka.El Soviet Supremo de la URSS, que se reunía ayer por última vez antes de las fiestas conmemorativas del 72º aniversario de la revolución de octubre, debatió un proyecto de ley de incremento de pensiones y el jefe del Gobierno, Nikolai Rizhkov, advirtió que la huelga tiene un efecto negativo sobre la economía del país y resta posibilidades para resolver los urgentes problemas sociales. Rizhkov exhortó a los trabajadores del país a la moderación, en nombre de la mejora de nivel de vida de 60 millones de jubilados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de noviembre de 1989