Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ELECCIONES LEGISLATIVAS

La oposición trata de arañar el escaño de la mayoría absoluta socialista en el recuento final

LL. U. El Partido Popular (PP) e Izquierda Unida (IU) aspiran todavía a arrebatar al PSOE sendos escaños en Barcelona y Murcia, respectivamente, durante el recuento definitivo de los votos por parte de la Junta Electoral. El líder del PP en Cataluña, Jorge Fernández Díaz, sustentó ayer esta pretensión en los resultados de un recuento elaborado por el propio partido, que otorga al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC-PSOE) unos 5.000 votos menos que los reconocidos por el Ministerio del Interior, aunque Fernández Díaz no se refirió ayer públicamente a esos 5.000 votos, sino a la diferencia entre los restos, que es de 70, según sus cálculos. Izquierda Unida no acepta tampoco el escrutinio oficial en Murcia.

Jorge Fernández Díaz insistió en que la adjudicación del escaño número 32 de la provincia de Barcelona al PSC en detrimento del PP, no puede considerarse definitiva y presentó como argumento un recuento elaborado por el propio partido -y, por tanto, sin validez legal- que contradice los resultados oficiales del Ministerio del Interior. Los resultados esgrimidos por el PP, elaborados a partir de los datos suministrados por sus interventores y apoderados, adjudican al PSC hasta 5.035 votos menos que los reconocidos oficialmente, mientras que rebajan en sólo 793 los propios. El Gobierno Civil desmintió ayer la existencia de irregularidades.Los resultados esgrimidos por el PP otorgan al PSC un total de 895.004 votos (frente a los 900.039 oficiales) y adjudican 255.992 votos al PP (frente a los 256.785 reconocidos por Interior). Aplicando la ley d'Hondt sobre estos resultados, el PP obtendría 70 votos de ventaja sobre el PSC en los restos, lo cual daría al PP su cuarto escaño. Esta diferencia de 70 votos es la que ha sido enarbolada por Fernández Díaz, quien ha sugerido la existencia de una diferencia mínima y, por tanto, superable, entre ambos partidos.

Los cálculos del PP indican que en el cómputo definitivo -aún faltan votos por escrutar- el PSC necesitaría ganar 981 votos -en el caso de que el PP no variara su posición- para enjugar esta diferencia y conseguir el escaño. Tomando los resultados oficiales, sin embargo, el escaño es del PSC por un margen más amplio.

Fernández Díaz reiteró su petición de que Interior dé una "explicación convincente" sobre los datos difundidos en la noche electoral y la variación que se produjo entre los resultados difundidos a las dos de la madrugada, que con el 99,52% de los votos escrutados daban el diputado al PP, y los proporcionados una hora después, que con el 99,98% de los votos escrutados pasaban el escaño al PSC. El líder de IU, Julio Anguita, por su parte, señaló ayer sobre el escrutino: "¿Cómo se puede pasar tan rápidamente de 172 a 176 escaños?". En Murcia, IU pedirá a la Junta Electoral la revisión de las actas de las 1.087 mesas de la región, por estar en desacuerdo con las cifras del recuento oficial, que dejan sin escaño a la coalición por el estrecho margen de 96 votos, informa Sylvia F. de Bobadilla.

HB confia también en lograr un escaño en Navarra, donde, según el recuento provisional, no tiene ninguno. Los datos provisionales arrojan una diferencia de 90 votos a favor del tercer diputado obtenido por la coalición UPN-PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de noviembre de 1989

Más información

  • El Partido Popular, en Barcelona, e Izquierda Unida, en Murcia, aspiran a un diputado más