El Tribunal Superior de Galicia absuelve a Barreiro

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia absolvió ayer del delito de prevaricación al ex vicepresidente de la Xunta Xosé Luis Barreiro por no hallar indicios de responsabilidad penal en su conducta cuando concedió en 1986 la explotación del juego de boletos de Galicia a una empresa no constituida legalmente. La absolución de Barreiro se produjo por el estrecho margen de un voto, ya que dos de los cinco magistrados que juzgaron al ex vicepresidente mostraron su disconformidad con la sentencia.

El tribunal considera que en el proceso de concesión del juego podrían detectarse algunas "incorrecciones formales administrativas", pero que no son suficientes para probar que Barreiro dictase a sabiendas una resolución injusta, tipificación jurídica del delito de prevaricación. Los tres magistrados que decidieron la absolución reconocen que sus argumentos "pueden ser objeto de discrepancia dentro del ámbito del derecho ad ministrativo" y "susceptibles de interpretaciones, jurídicas" sin que eso afecte a la consideración de culpabilidad. La sentencia, que pone fin al proceso iniciado con la denuncia presentada por el antiguo partido de Barreiro, Alianza Popular, el día en que se votaba la moción de censura contra el presidente de la Xunta, Gerardo Fernández Albor, fue leída en la tarde de ayer en la misma sala donde hace 15 días terminó la vista oral del juicio. El presidente del tribunal, Daniel García Ramos, explicó durante casi dos horas los argumentos exculpatorios.Los votos particulares de los magistrados Juan Carlos Trillo y José María Arrojo constituyen prácticamente una sentencia paralela en la que se trata de demostrar la culpabilidad del encausado. Trillo y Arrojo asumen casi en su totalidad las conclusiones del fiscal, que había acusado a Barreiro de cometer una "palmaria injusticia".

Según los magistrados la conducta del ex vicepresidente fue "dolosa" desde el primer momento, ya que de las declaraciones de los testigos se deduce que su intención inicial era favorecer a la SGJG, aunque no se pueda demostrar el móvil.

Los magistrados que propiciaron la absolución de Barreiro fueron el presidente del tribunal, Daniel García Ramos, miembro de Jueces para la Democracia; Pablo Sande y Pablo Saavedra, éstos últimos nombrados para su cargo por el Consejo General del Poder Judicial.

Sande era hasta hace pocos meses diputado autonómico y militante socialista y su candidatura, al igual que la de Saavedra, fue avalada por el PSOE gallego cuando el Parlamento elevó al Consejo del Poder Judicial sus propuestas para la elección de magistrados del Tribunal Superior de Galicia. Los dos jueces que emitieron su voto particular están considerados en medios judiciales como de ideología conservadora.

Según el texto de la sentencia, Barreiro desconocía que la Sociedad General del Juego de Galicia no estaba constituida legalmente en marzo de 1986 cuando le concedió la explotación del juego de boletos. Además, en opinión de los magistrados, la empresa se encontraba en aquellos momentos en período de constitución, lo que avala la conducta del ex vicepresidente.

Concurso público

La sentencia insiste en el "amplio margen de discrecionalidad" del que disponía el acusado para otorgar la autorización y en que no era obligatorio convocar un concurso público para adjudicar la lotería. El tribunal reprocha incluso la actitud mantenida durante el proceso por el fiscal, Antonio Couceiro, que solicitaba seis años y un día de inhabilitación especial para Barreiro.Los magistrados reprenden al fiscal Couceiro que mantuviese en sus conclusiones la sospecha de que el ex vicepresidente habría recibido una contraprestación económica a cambio de la concesión pese a que estos hechos no pudieron ser probados.

Nada más tener conocimiento de la sentencia, José Luis Barreiro confirmó que, con casi total probabilidad, será el candidato de Coalición Galega a la presidencia de la Xunta en las elecciones autonómicas de final de año. "Es un trámite que el partido debe cumplir pero prácticamente todas las apuestas están hechas al mismo número", indicó.

El ex vicepresidente dijo que con su absolución se termina "el sufrimiento personal" de los últimos meses y pidió que el resultado de su proceso no sea utilizado políticamente en el futuro. Barreiro reiteró que la denuncia contra él fue fruto de una actitud "vengativa, cobarde e impresentable".

El presidente del PP, Manuel Fraga, destacó en unas declaraciones efectuadas en Lugo que dos de los magistrados que propiciaron la absolución "eran hasta hace poco militantes del PSOE". Sin embargo, el candidato conservador a la presidencia de la Xunta dijo que el auténtico juicio a Barreiro se producirá en las elecciones autonómicas cuando los ciudadanos se pronuncien sobre el "fraude del siglo, el llevarse cinco escaños con sus votos para dárselos a otro partido".

El presidente de la Xunta, el socialista Fernando González Laxe, que accedió al cargo gracias al apoyo del ex vicepresidente, manifestó su alegría por la absolución y sobre todo "porque se acabe con un proceso que venía coleando durante mucho tiempo".

Por su parte el secretario general del PSG-PSOE, Antolín Sánchez Presedo, señaló que "será muy difícil reparar el daño sufrido por Barreiro en los últimos meses".

Otra de las fuerzas integrantes del Gobierno autónomo, el Partido Nacionalista Galego, consideró que la decisión del tribunal restituye "la dignidad de un político gallego".

También el diputado del Partido Socialista Galego-Esquerda Galega, Camilo Nogueira, mostró su alegría por la absolución "de un miembro del Parlamento autónomo" pero matizó que la sentencia "es muy compleja ya que se han emitido dos votos particulares".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de octubre de 1989.

Lo más visto en...

Top 50