Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acusaciones cruzadas entre altos cargos de la Xunta en el juicio contra Barreiro

El sucesor de Xosé Luis Barreiro en la Consejería de Presidencia, Manuel Ángel Villanueva Cendón, declaró ayer en el juicio del sumario del juego que su director general de Justicia, Víctor Soto, le ocultó durante varios meses el documento de la primera concesión de la lotería instantánea a la Sociedad General del Juego de Galicia (SGJG).

Esta autorización firmada por el entonces vicepresidente autonómico fue el origen de la denuncia presentada hace dos años por los dirigentes gallegos de Alianza Popular, horas antes de la moción de censura contra Gerardo Fernández Albor.Las acusaciones cruzadas entre Villanueva Cendón y el responsable de Justicia. de su departamento, Víctor Soto, presidieron la sesión matinal de ayer de la misma forma que el intercambio de denuncias de intento de soborno entre el abogado Javier Rosón y el secretario general del PP de Galicia, Mariano Rajoy, protagonizaron la sesión de la tarde del lunes. El abogado que intermedió entre Barreiro y la SGJG había acusado a dirigentes de la Xunta aliancista de ofrecerle 500 millones a cambio del documento de la concesión.

Rajoy aseguraba que fue Rosón el que le solicitó esa cantidad, la misma que una empresa del juego había dado a Barreiro y a los representantes de la SGJG.

La búsqueda de ese documento y su hallazgo en un despacho de la Xunta, el mismo día en que se debatía la moción de censura, fue el argumento de la mayoría de las declaraciones de ayer. El ex conselleiro Villanueva Cendón declaró que, a consecuencia de "los rumores aparecidos sobre el tema en los medios de comunicación" solicitó reiteradamente a Víctor Soto la documentación del caso del juego de boletos, tal y como ratificaron los testimonios de otros dos ex altos cargos de su departamento. El director general de Justicia, que había sido nombrado por Barreiro, realizó un informe sobre el asunto, asegurando la validez de la concesión, pero sin incluir el documento de la primera autorización .porque formaba parte de otro expediente", según declaró Soto con posterioridad.

Arrebatado

El documento fue finalmente hallado en el despacho de Soto por el entonces delegado de la Xunta en Madrid, Ángel Mario Carreño, tras un encuentro entre ambos en la sede de la Administración autonómica. Según Víctor Soto, Carreño se lo arrebató prácticamente de las manos y sólo pudo abandonar el lugar después de firmar -"porque tenía mucha hambre y estaba agobiado por salir"- un documento en el que reconocía haber cometido una "omisión involuntaria" cuando elaboró un expediente sobre el juego.

Villanueva Cendón tuvo que repetir en su declaración ante, tribunal la blasfemia que se le escapó cuando tuvo en sus manos el documento.

El testimonio de Víctor Soto, plagado de contradicciones, puso de manifiesto la singular situación que se vivía en la Xunta en los últimos días, del Gobierno Albor. El propio presidente del tribunal, Daniel García Ramos, expresó su asombro por la "descoordinación" de actuaciones.

Las declaraciones efectuadas ayer demostraron que quince días antes de presentarse la denuncia contra Barreiro la Conselleria de Presidencia enviaba al Parlamento un informe en el que se defendía la actuación del ex vicepresidente. El informe contestaba a las acusaciones de "corrupción" lanzadas por el diputado Fernando Martínez, del PSOE, partido que negociaba en aquellos momentos con Barreiro la moción de censura.

Al término de la sesión de tarde, las partes elevaron sus conclusiones a definitivas y el juicio quedó visto para sentencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de septiembre de 1989

Más información

  • El presidente del tribunal muestra su asombro ante la actuación del Ejecutivo gallego