Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rufino Tamayo expone por primera vez en la URSS

La primera exposición de Rufino Tamayo se ha abierto en la Unión Soviética. Este gran pintor mexicano y universal es prácticamente desconocido en la URSS por el público en general. Ochenta y una pinturas y 44 dibujos componen la muestra de Rufino Tamayo que acaba de inaugurarse en la Casa del Pintor, en Moscú.

"Es el evento artístico de la temporada", manifestó Taír Salájov, que dirige la Unión de Pintores soviética. "Estarnos muy contentos de que celebre sus 90 años con esta exposición en nuestro país", agregó.Rufino Tamayo cumplió los 90 el pasado 26 de agosto, pero viajó a la Unión Soviética para abrir personalmente la muestra. Tamayo, que en una época fue el enfant terrible de la pintura mexicana, dio muestras de gran energía y jovialidad en la conferencia de prensa que ofreció el día de la inauguración, y con sus respuestas chocó a más de un periodista soviético.

"Desde el momento en que se usa el arte como un medio que no está en relación con la misma autoridad que tiene la pintura se está cometiendo un error", dijo Tamayo sobre el método del realismo socialista. "Mucho de ese arte me parece panetario, es decir, se está poniendo el arte al servicio de otra cosa que no tiene por qué hacerlo", explicó el maestro.

Tamayo era uno de esos artistas ignorados artificialmente en la Unión Soviética por razones políticas. En su país, Tamayo polemizó con la escuela mexicana, y su confrontación con el comunista David Siqueiros y otros representantes de esta escuela fue especialmente aguda en los años cuarenta y cincuenta.

"El arte es universal, aunque debe tener el sello del lugar donde se ha creado", dice el maestro recordando aquella polémica. "Llegaron incluso a tratarme de traidor a la patria, y esto de algún modo me hizo salir del país", cuenta Tamayo. Sobre la Unión Soviética dijo que "éste es un país de artistas", y sobre sus preferencias declaró que le gustaban "aquellos pintores que estaban prohibidos".

La muestra estará abierta en Moscú hasta el 1 de octubre, y luego sus obras irán a Noruega para regresar al Ermitage de Leningrado en febrero de 1990.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de septiembre de 1989