Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos cineastas diferentes

El director del festival de Venecia lamenta una laguna: "Después del éxito que tuvo el año pasado Mujeres al borde e un ataque de nervios, de Almodóvar, hubiera querido ofrecer algo igual de divertido, pero en esto no he tenido suerte del todo". Y reconoce que "quizá este año no abundan los autores jóvenes, pero muchas películas hablan de jóvenes y nuestro público está compuesto sobre todo por jóvenes".Uno de estos autores jóvenes, de 34 años, es el de la única película española en concurso, Fernando Trueba, con El sueño del mono loco, filme que presenta la novedad de estar rodado en inglés, con todos los exteriores he hos en París y un elenco de actores internacional. "Nunca he padecido de nacionalismos y no creo en la nacionalidad específica de un filme", ha dicho Trueba.

En Roma se compara a Trueba con Almodóvar para decir que todo lo que este último tiene de colorista, extravagante, extravertido y provocador lo tiene el primero de compuesto y discreto, con una excentricidad rigurosamente interior y morigerada hasta en el vestir. Y se cita el añadido que el propio Trueba hace a la (diferencia estética: "No quiero ser un autor con un estilo identificable. No quiero tener un estilo concreto ni hacer siempre las mismas películas. Me gusta contar historias, y no por estímulos ideológicos sino por razones narrativas. E intento contar cada vez historias muy diferentes".

Venecía tendrá este año su propia manifestación. Mientras el ministro del Espectáculo, Franco Carraro, habla de la nueva ley del Cine, los actores se manifestarán en el Lido contra el abuso de los doblajes en las películas nacionales y el escaso reconocimiento dado a los intérpretes italianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de septiembre de 1989