La sonda 'Voyager 2' se acerca a Neptuno tras 12 años de viaje a través del sistema solar

La sonda artificial norteamericana Voyager 2, que, junto a su compañera gemela Voyager 1, fue lanzada al espacio el 20 de agosto de 1977 por la Administración para la Aeronáutica y el Espacio (NASA) norteamericana, se aproxima a Neptuno a una velocidad de 78.000 kilómetros por hora. El próximo día 24 de agosto, a las 21 horas (GMT), 23 horas en España, la sonda se acercará a 4.400 kilómetros de la superficie del planeta. El encuentro propiamente dicho con Neptuno llegará a su máxima aproximación entre el 24 de agosto y el 29 del mismo mes. Entre esa fecha y el 2 de octubre se producirá la fase de alejamiento. Entonces, la nave saldrá despedida en su trayectoria hacia la órbita del satélite Tritón. Esta luna de Neptuno tiene un enorme interés para los científicos, ya que es al parecer el único cuerpo del sistema solar que gira al contrario del resto de satélites y planetas. Los investigadores más audaces creen que en la superficie de Tritón puede haber lagos de nitrógeno líquido. El estudio de este satélite será la última misión que realice el Voyager 2 antes de dirigirse hacia los confines del sistema solar. La actual alineación de los planetas, que sólo se produce cada 175 años ha posibilitado la realización de esta misión. Sin embargo, no va a ser posible que la sonda espacial se acerque a Plutón, que ahora se halla más próximo a la Tierra que Neptuno.

Misterio

Los científicos creen que, al igual que los grandes planetas, Neptuno puede tener anillos -restos de rocas y partículas de hielo y polvo-, pero incompletos, lo que sería un fenómeno nuevo dentro del sistema solar. El pasado 24 de mayo la sonda espacial captó una gran mancha oscura en la atmósfera de Neptuno, similar a la que posee Júpiter. Se piensa que pueden ser turbulencias. El pasado 22 de junio, descubrió dos extrañas franjas oscuras en la parte inferior del planeta. Y también ha descubierto cuatro nuevas lunas, distintas a Tritón y Nereida. Las estaciones de seguimiento de satélites que la NASA tiene en Go1dstone (California), Robledo de Chavela (Madrid) y Canberra (Australia) están en contacto permanente con el Voyeger 2 y reciben ya imágenes obtenidas por el satélite en su acercamiento a Neptuno. Aunque los datos más importantes sobre Neptuno y Tritón se esperan recibir en la estación de Canberra, en la de Robledo de Chavela se registran datos de telemedida de la sonda espacial desde el pasado 5 de junio y se está haciendo el seguimiento de su trayectoria. Esta estación dispone de una antena de 70 metros de diámetro y un transmisor de 400 kilovatios capaz de enviar señales de radio más lejos de los límites del sistema solar.

El casi perfecto funcionamiento de esta sonda espacial durante 12 años ha sorprendido a los técnicos, y a pesar de haber sido realizada con tecnología de hace dos décadas, sus averías han sido escasas y de menor importancia. Las mayores dificultades tuvo que superarlas al atravesar el cinturón de radiación de Júpiter, en marzo de 1979, lo que provocó algunas perturbaciones en el sistema electrónico de la nave. Posteriormente se averiaron uno de los receptores que porta la sonda y el reductor de engranajes de la torreta donde van instalados los instrumentos científicos, pero este último problema pudo solucionarse parcialmente desde tierra", ha comentado el ingeniero jefe de Robledo, José Manuel Urech.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS