El Gobierno ha mantenido el gasto militar previsto para este año, a pesar de los recortes presupuestarios

El Ministerio de Defensa ha conseguido salir casi intacto de los reajustes presupuestarios realizados este año por el Gobierno. Mientras otros departamentos han visto recortados sus gastos en porcentajes que van del 2,7% de Interior al 13,6% de Administraciones Públicas, Defensa ha perdido menos del 1% de lo inicialmente presupuestado. La reducción de 45.000 millones que le correspondió globalmente entre los dos reajustes se ha visto prácticamente compensada por los 36.000 millones adicionales que recibió como consecuencia del decreto de retribuciones militares.

Más información

Las medidas sociales adoptadas por el Gobierno, en respuesta a la huelga general del 14 de diciembre, fueron financiadas con 176.022 millones de pesetas, que se recaudaron mediante recortes en los presupuestos de los distintos departamentos. Al Ministerio de Defensa le tocó en aquella ocasión desprenderse de 22.970 millones de pesetas, pero, en cambio, recibió 1.797, que es el coste de la gratificación que, como los restantes funcionarios, percibieron los miembros de las Fuerzas Armadas, en concepto de compensación por la pérdida de poder adquisitivo. Posteriormente, el Gobierno realizó un nuevo recorte, por valor de 290.646 millones de pesetas, en los Presupuestos Generales del Estado para 1989, con el objetivo de moderar el gasto Público y contribuir al control de la inflacción. El departamento de Narcís Serra aportó 22.126 millones de pesetas a esta cantidad; lo que sumado al reajuste anterior, da una suma de 45.096 millones de pesetas como reducción total del presupuesto de Defensa.

Crédito extraordinario

Las arcas del Ministerio se vieron, sin embargo, compensadas por un crédito extraordinario de 36.129 millones de pesetas, con el que se financiará el incremento de gasto de personal que supuso la entrada en vigor del decreto de retribuciones militares, que pretende homologar salarialmente a los profesionales de las Fuerzas Armadas con los otros funcionarios. La ley de presupuestos de este año contenía una disposición, la final segunda, que autorizaba al Gobierno a librar un crédito con ese objetivo, pero no determinaba su cuantía, ni, por tanto, la incluía en el capítulo de Defensa. El crédito extraordinario destinado a la mejora de las retribuciones militares es, según fuentes del Ministerio de Economía, el más importante de los aprobados este año, después de uno de 58.500 millones de pesetas adjudicado al departamento de Transportes, lo que da idea de su importancia presupuestaria.

El resultado final de esta sucesión de recortes y adiciones al presupuesto de Defensa es que, en términos absolutos, queda prácticamente como estaba, ya que pasa de 817.913 a 810.743 millones de pesetas; lo que supone un saldo negativo de 7.170 millones de pesetas, menos del 1% de la cantidad inicialmente presupuestada.

La situación de Defensa resulta privilegiada en relación con otros departamentos: el recorte presupuestario global ha sido del 2,9% y tres ministerios (Industria, Agricultura y Administraciones Públicas) han perdido más del 10% de la cantidad con la que contaban. Sólo Trabajo, Sanidad y Transportes, éste último debido al crédito ya citado, han salido mejor parados que Defensa.

Aún más envidiable sería la situación presupuestaria del departamento de Narcís Serra, si se anotara en su haber el incremento de las pensiones militares, que se incluyen en el capítulo de clases pasivas. A lo largo de este año, los 182.232 millones de pesetas inicialmente presupuestados para el pago de pensiones militares, un 14,8% más que en 1988, se han visto incrementados con 6.383 millones correspondientes a su equiparación con el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y con 863 millones, como compensación por la pérdida de poder adquisitivo de los perceptores de dichas pensiones.

Además, el Consejo de Ministros aprobó el pasado 9 de junio un real decreto que mejora las pensiones de los militares republicanos y regula la revisión de los expendientes de las 30.000 personas que han reclamado hasta ahora sin éxito este tipo de pensión. El coste de ambas medidas, según la referencia que en aquella fecha distribuyó el Ministerio del Portavoz del Gobierno, ascendería a 28.226 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de agosto de 1989.

Lo más visto en...

Top 50