Campaña de 20.000 pequeños empresarios de Vizcaya en contra de la delincuencia

Más de 20.000 pequeños empresarios de Vizcaya, agrupados en torno a la asociación de hostelería y a la federación de comerciantes, iniciaron ayer una campaña en contra de la delincuencia. La iniciativa, que incluye propaganda publicitaria en los medios de comunicación y una recogida de firmas que se entregarán al Defensor del Pueblo del País Vasco, el Ararteko, tiene como lema Estamos hartos de la delincuencia.

Comerciantes, charcuteros y carniceros, confiteros, taxistas y propietarios de negocios de juego han decidido promover esta campaña cuyo objetivo se centra en la denuncia de su situación de indefensión frente a los delincuentes habituales.Los robos en los pequeños establecimientos, con las consecuentes pérdidas económicas, a veces personales, son las situaciones que los empresarios denuncian ante la opinión pública. La obsesión de estos pequeños propietarios se centra en la impunidad con que, en su opinión, cuentan los delincuentes para atracar.

"Al que cogen sale enseguida. No tenemos nada en contra de la policía, a la que reconocemos una moral encomiable para llevar a cabo su labor. Pero criticamos a la justicia. La ley prevé la defensa de los delincuentes más que la de las víctimas", aseguran los empresarios.

Estos empresarios, que dicen estar hartos de tener sus establecimientos como si fueran bunkers (con dispositivos de alarma, los productos encadenados para evitar que se los lleve el primero que entra, incluso con un timbre en la puerta cerrada), aseguran sentirse abandonados por entes e instituciones.

"En la mayoría de los casos, nos han justificado su falta de intervención, aparte de las buenas palabras, por carencia de medios. Por otra parte, la gran patronal tampoco tiene la sensibilidad que tenemos los pequeños comerciantes, sencillamente porque las grandes empresas no tienen nuestros problemas. Esta campaña la hemos tenido que asumir los 20.000 empresarios de base".

La iniciativa tendrá una duración de doce días y costará aproximadamente unos 12 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0016, 16 de junio de 1989.

Lo más visto en...

Top 50