Los dirigentes de la revuelta china anuncian el fin temporal de su movimiento

ENVIADO ESPECIAL, Los dirigentes del movimiento universitario que ha encabezado la revuelta contra el poder en Pekín han recomendado a sus compañeros que se ponga hoy fin a la ocupación de la plaza de Tiananmen con una nueva y última manifestación y se retorne a clase después de más de un mes de huelga. La explanada se llenó anoche de jóvenes y curiosos en una especie de grand finale con banderas rojas al aire y tambores para anunciar que el movimiento no muere.

Más información

Horas antes, la plaza, que durante tantas semanas ha sido centro de la atención del país, mostraba un aspecto de retirada. Apenas 2.000 jóvenes pasaron todavía la noche del domingo al descubierto, desafiando los constantes avisos oficiales y haciendo caso omiso a una ley marcial que en realidad nunca ha sido aplicada.Los estudiantes de la Escuela de Bellas Artes, de Pekín han decidido construir una estatua dedicada a la libertad, de 10 metro de altura, hecha en escayola, y llevarla hasta la plaza Tiananmen para rendir homenaje al pacífico movimiento democrático universitario que durante más de un mes ha revolucionado China y despertado la conciencia de gran parte del país. La estatua, dividida en cuatro partes, llegó anoche a la plaza en medio de una manifestación de unas 100.000 personas.

Un grupo reducido de manifestantes, pese al llamamiento de sus dirigentes, insiste en no abandonar la plaza hasta el próximo 20 de junio, fecha en la que la Asamblea Nacional Popular -el Parlamento chino- tiene previsto reunirse, en sesión ordinaria, para estudiar los acontecimientos de estas semanas.

A la espera de que los medios de comunicación anuncien los resultados de la reunión del Comité Central del partido comunista, que sellará definitivamente la destitución de su secretario general, Zhao Ziyang, todo el aparato de propaganda, controlado por la línea dura del primer ministro, Li Peng, prepara día a día a la población para que encaje las acusaciones contra el reformista Zhao. El ex presidente de la Asamblea, Peng Zhen, se reunió ayer con los representantes de los ocho partidos distintos al comunista, pero que giran en la órbita de éste, para manifestarles que el movimiento estudiantil ha tenido un carácter patriótico pero ha sido utilizado por "un puñado" que pretendía destruir el sistema socialista.

Según un documento que circuló ayer entre la Prensa extranjera, el presidente de la República, el general Yang Shangkun, en una reunión celebrada hace cinco días con miembros de la comisión militar, de la que es vicepresidente ejecutivo, acusó a Zhao Ziyang de haberse opuesto a la línea recomendada por el máximo dirigente del país, Deng Xiaoping, para resolver la crisis estudiantil, y de haber puesto así en peligro la credibilidad del partido. Yang habría dicho también que Zhao Ziyang descubrió con su discrepancia una división dentro del propio partido y cometió el mismo error que tuvo el anterior secretario general, Hu Yoabang, de no saber combatir con firmeza la corriente liberal burguesa que se extendió por diversos sectores de la sociedad china.

[Li Peng, por otra parte, ha encargado una investigación para determinar si potencias occidentales, en particular Estados Unidos, jugaron algún rol en el movimiento estudiantil, según afirma el diario The South China Morning Post, de Hong Kong, citando un documento interno de los comunistas chinos, informa France Press. Según Li, el movimiento fue el resultado de la "difusión de ideas occidentales sobre la democracia y la libertad" y se preguntó si había algún plan deliberado en este sentido detrás del movimiento].

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 29 de mayo de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50