Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llamamiento de la dirección de la 'intifada' a matar un "judío por cada mártir palestino"

Los dirigentes de la intifada han pasado el rubicón. En su comunicado número 40º, se lee: "En el marco de nuestra defensa y a fin de que el enemigo pague un alto precio por sus crímenes, las fuerzas de choque van a liquidar a un soldado a un colono judío por cada mártir de nuestro pueblo".Este llamamiento no está firmado por los fanáticos del Hamas islámico ni por cualquier otro grupo extremista sino que la petición de venganza y de ojo por ojo la rubrica el comando nacional unificado de la revuelta palestina, ligado a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), de Yasir Arafat.

Se trata de un cambio radical de la lucha palestina en los territorios ocupados, un cambio decidido a nivel local, sin consultar con Arafat, quien continúa recomendando la moderación y ha renunciado a la utilización de las armas.

Esta radicalización no significa aún que haya una ruptura entre los combatientes del interior (intifada) y los del exterior (la OLP basada en Túnez), pero la advertencia es clara, no solamente al presidente de la OLP, sino también a Israel. "Nuestra paciencia tiene un límite", reza el comunicado.

[Dos palestinos murieron ayer, y otros 24 resultaron heridos, por disparos de soldados israelíes, en los violentos enfrentamientos que se produjeron en los territorios ocupados paralizados por una huelga general, según fuentes palestinas, informa France Presse].

Por otra parte, el primer ministro israelí, Isaac Shamir, ha reiterado que dimitirá si el Likud rechaza su plan de paz para los territorios ocupados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de mayo de 1989