Ocho industriales españoles y dos banqueros andorranos, detenidos por evadir divisas

Ocho industriales españoles y dos altos cargos directivos del Banco Agrícola y Comercial de Andorra (BACASA) fueron detenidos por la policía el pasado domingo como presuntos integrantes de una red dedicada a la evasión de capitales, que sólo en los dos últimos meses depositó en Andorra más de 700 millones de pesetas, aunque se sospecha que pudo desviar al extranjero una cantidad muy superior.

Dos industriales, uno de Igualada (Barcelona) y otro de Andorra, consiguieron burlar la persecución policial cuando iban a ser detenidos. La policía continúa las investigaciones para dar con el paradero de otros implicados, que operarían en Madrid, Cataluña, Baleares y Aragón.

La desarticulación del grupo de evasores se produjo el pasado domingo al ser detenido en Barcelona al presidente y socio mayoritario del banco andorrano, Manuel Cerqueda Donadeu, de 37 años. El director comercial de la misma entidad, Ramón Galobardes Musoll, fue capturado en Madrid. De las seis entidades financieras que operan en Andorra, Bacasa ocupa el tercer puesto en volumen de depósitos (62.397 millones de pesetas), por detrás del grupo Intermora y de Credit Andorrá. Un hijo de Ramón Galobardes apareció indirectamente implicado en una estafa cometida por el ex diputado andorrano Pere Marsenyac, que fue condenado recientemente a dos años de prisión, informa Maria Carme Grau.

La identidad de los otros detenidos no ha sido facilitada por la policía. El industrial de Iguala da Ramón Ubachs Estragues y el de Andorra José Villa Casals consiguieron escapar del cerco policial en la Seu d'Urgell (Lérida), embistiendo con su automóvil a dos inspectores, a quienes causaron heridas de diversa consideración, informa Xabier Ribera.

Los dos directivos de la entidad bancaria de Andorra captaban capitales a través del industrial Ramón Ubachs, que se encargaba de contactar con posibles clientes españoles. El dinero lo ocultaba en su chalé a la espera del momento más propicio para efectuar la operación. Ubachs recibía el aviso del empresario andorrano José Villa, quien le facilitaba información sobre los momentos más adecuados para cruzar la frontera con el dinero.

Comisión del 4%

Los organizadores percibían, según fuentes policiales, una comisión del 4% del montante evadido. Los presuntos defraudadores pagaban este porcentaje con la finalidad de obtener una garantía de transporte, una especie de seguro con justificante de ingreso bancario, que cubría el riesgo de aprehensión en la frontera.

Los integrantes de redes de tráfico de divisas suelen canalizar el capital evadido vía Andorra, de acuerdo con las desarticulaciones efectuadas por la policía en los últimos años. A finales de 1985, nueve industriales catalanes fueron arrestados por evadir capitales con la colaboración de un empresario andorrano y de un subcomisario de policía, ya jubilado, que utilizaba sus conocimientos sobre aduanas para burlar los controles establecidos en la frontera.

La Guardia civil detuvo a finales del pasado mes de abril a Modesto Pontes Sánchez, que llevaba consigo justificantes bancarios que demostraban que había ingresado 123 millones de pesetas en la Banca Agrícola y Comercial de Andorra. Los recibos hallados en poder del detenido fueron expedidos por la citada entidad bancaria, donde había ingresado distintas cantidades hasta alcanzar el montante citado.

La Guardia Civil de la frontera andorrana detectó en los últimos meses seis supuestas evasiones de divisas que ascendían a un total superior a los 160 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 17 de mayo de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50