Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crónica de un diluvio

23 pueblos serán sumergidos por nuevos embalses

Más de 100 nuevos embalses -unos ya en construcción, otros con el proyecto ultimado y el resto listo para contratarse- están programados por el Comité de Planificación del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU). Otras presas ni siquiera están registradas en el ordenador, sobre todo si su construcción puede llevar aparejado que al anegarse los valles se ahogue con el éxodo forzoso -y a veces violento- a sus habitantes. Diez pueblos de la comarca del Mig Segre (Lérida), ocho de Las Omañas (León), tres de Pineda (Palencia), uno de Yesa (Aragón) y otro de Itoiz (Navarra) ya están listos para que se ejecute la sentencia: muerte por inmersión.

MÁS INFORMACIÓN

Tras la cruenta batalla de Riaño -y podríamos decir sangrienta por la sangre vertida en tanto golpe indiscriminado, su muerto de infarto y el ahorcado por desesperación-, ciertas autoridades -centrales o autonómicas- parecen dispuestas a tropezar cuantas veces sea menester en la misma piedra. "El gobernador ya ha hecho unas declaraciones públicas en las que nos amenaza con enviarnos más fuerzas de la Guardia Civil para preservar la paz social", dicen miembros de Adernise (Asociación para la Defensa del Mig Segre) contrarios a la construcción del embalse de Rialb (Lérida), aireando un reciente recorte de prensa. "Debe ser la, paz del silencio, la paz a palos, la misma paz que llevaron a Ri2LAo", añade Antoni Roca Marti, su presidente.Como interconectados por un teléfono invisible, recojo una idéntica opinión en sitios tan distantes como Las Omañas (León), Cervera de Pisuerga (Palencia), Sigües (Zaragoza) y Tiurana (Lérida): "El agua va donde están los votos. En los valles de las montañas somos pocos, en el llano son muchos (da igual que mande el ahora PP, o el PSOE, o CiU); los políticos jamás vienen aquí a. dar la cara, van al páramo, a la meseta, a decir que les van a regar tantas y cuantas hectáreas. Siembran promesas para recolectar votos".

Otras varias coincidencias son notorias en. todos estos pueblos y comarcas amenazados por nuevos embalses: "Es falso que no existan soluciones alternativas, como es verdad que estos embalses se hacen porque obedecen a intereses de las empresas eléctricas y no a necesidades de nuevos regadíos que, además, van a producir artículos de los que la CE es excedentaria y que luego tendremos que subvencionar entre todos los españoles".

En una reunión que celebro en el Ayuntamiento de Cervera de Pisuerga con el alcalde, Antonio Villanueva (del Partido Popular); Piedad Isla; Alejandro Díez Riol, profesor del colegio de Cervera, y miembros de la asociación Salvemos, Pineda, me exponen el mismo caso que hace meses escuché en Riaño y que ahora también sacan a la luz vecinos de Las Omañas (Delfina Llanos, Securidino Beltrán y otros), miembros para la defensa de los valles amenazados por embalses (Juan Pedro Martínez y Luis Ángel González), Antoni Roca y Ramón Armengol (de los afectados por Rialb) y un largo etcétera. "Venga usted en las épocas en que en el llano se llevan a cabo los riegos. Le invitamos simplemente a que haga un recorrido por los canales y las acequias. Podrá ver y fotografiar dos cosas: las enormes pérdidas de agua por las grandes fugas de esos canales y acequias, y, segundo, el despilfarro que se hace del agua que llega a inundar terrenos baldíos, carreteras, caminos ... Sólo reparando esos canales y acequias se ahorraban construir nuevos. pantanos".

Obligado es hacer un paréntesis. Los montañeses dicen que por lo menos se pierde entre un 25% y un 40% del agua embalsada cuando pasa por los canales y acequias. El MOPU -en documentos no públicos- no lo cuantifica, aunque dice que "con una inversión anual de 1.500 millones de pesetas se podrían reducir las pérdidas en un 15%". Pero de los mismos embalses también proviene el agua para abastecimientos a núcleos urbanos, y aquí el MOPU -en iguales documentos reservados- señala taxativamente: "Las pérdidas actuales se pueden estimar en un 30% del caudal utilizado".

Redes urbanas

Precisamente una de las redes de distribución de aguas más deterioradas es la de Zaragoza capital. Se pierde casi un 40% del agua que hasta la ciudad llega. La solución adoptada no es arreglar la red urbana, sino recrecer la presa de Yesa (construida en su día tan sólo para atender parte de los regadíos de Los Monegros), que ya sepultó pueblos e hizo que otros tres (Tiermas, Escó y Ruesta) tuvieran que ser abandonados al quedarse sin tierra cultivable. El recrecimiento de Yesa conlleva que otro pueblo, Signes, tendrá que ser inundado, pues sus aguas cubrirán, hasta la torre de la iglesia; por cierto, iglesia románica del siglo XII, que es de esperar sea salvada, piedra a piedra, del naufragio. "Hasta más de 200 pueblos hay sólo en la provincia de Huesca no ya sumergidos, sino abandonados, porque al ser inundados los valles sus habitantes tuvieron que irse por falta de medios de subsistencia. Es la tierra de España más castigada por esa obligada emigración", dice un directivo de otra coordinadora que aglutina a seis pueblos aragoneses (Yesa, Comunel, Campo, Biscarrues, Eres y Santa Eulalia) afectados por embalses en construcción o en proyecto.Del centenar de nuevos embalses en construcción o próxima contratación hay varios que no sólo afectan a terrenos, sino a pueblos y personas. Las Omañas (León) anegará ocho pueblos: las, dos cabeceras comarcales, -Riello y Soto y Amia, más las aldeas de Trascastro, Oterico, La Omahuela, Villaceid, Inicio y La Velilla. Pero el proyecto -cuyas obras están a punto de iniciarse- no afecta sólo a sus 554 habitantes, sino que, según los afectados, dejará sin vida a otros 30 pueblos de la comarca, "invertebrados y más aislados ante la desaparición de sus cabeceras comarcales", señala Luis Rabanal, de Riello, dueño de la ferretería.

Miembros de la Coordinadora para la Defensa de los Grandes Valles Amenazados por Grandes Embalses ponen un decidido énfasis en el hecho de que la montaña leonesa "está desapareciendo. La montaña, los mejores y más bellos valles, y los pueblos montañeses, porque bajo el embalse de Barrios de Luna yacen 12 pueblos; bajo el de Porma quedaron ocho sepultados, y otro, Camposolillo, deshabitado a la fuerza; anegados por el de La Remolina (Riaño) quedaron otros ocho, y ahora, anegados por el de Omañas, quedarán ocho más. Y estamos todavía en el suma y sigue, porque hay más proyectos de la Confederación Hidrográfica del Duero".

Idéntico agravio enarbolan los 23 municipios de la comarca de Cervera de Pisuerga (norte de Palencia), o, mejor dicho, de 21 de los 23, pues a dos les da igual el embalse. Antonio Villanueva, alcalde de Cervera (del refundado Partido Popular) y representante de esos 23 municipios, es tajante: "Aquí hay unos intereses económicos, los de las compañías eléctricas; unos intereses políticos, en el llano vive mucha más gente y la promesa de nuevos regadíos atrae los votos, y un gran despilfarro".

En la ya citada, al principio, reunión en el Ayuntamiento salen a la luz muchos otros asuntos: "Eso de verdes y de ecologistas suena a cursi a muchas autoridades, pero el futuro embalse va a inundar nada menos que tierras que están dentro del Parque Natural de Fuentes Carrionas. ¿Es así como el Estado cuida de espacios naturales que él mismo ha puesto bajo especial protección? Aquí al lado se mató a ese oso, el Rubio, que tanta polvareda ha levantado en la Prensa".

Y, sobré todo, "la mayor parte de la montaña palentina ya está inundada y casi 20 pueblos yacen bajo sus aguas. Amén de otros pequeños pantanos, tenemos los enormes de Requejada, Compuerto, Aguilar, Ruesga, Camporredondo, la Zarza... y Besande". "¿Besande?". "Sí, Besande, un embalse que no puede ser utilizado porque tiene tales filtraciones que no puede almacenar agua. ¿Y quién paga responsabilidades por los daños causados por su construcción?".

El nuevo embalse no afecta a las casas de ningún pueblo, pero sí a la tierra útil y a pastos de la mayor parte de los términos de Vidrieros, Santibáñez de Resoba y Resoba. "Así que sólo hay dos soluciones", opina el alcalde de Vidrieros, Javier Moreno, "o reducimos la cabaña ganadera a la mitad, o expulsamos a la mitad de los habitantes para que pueda sobrevivir la otra mitad".

Itoiz -en Navarra- quedará igualmente inundado. Afectará a unas 50 personas. Pero al menos las presiones sirvieron para que la Confederación del Ebro variara el antiguo proyecto de inundar Lumbier, donde los ahogados serían cerca de 1.400 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 1989