Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reconciliación de británicos y argentinos

Los ministros de Asuntos Exteriores del Reino Unido y de Argentina se dieron la mano el sábado en Granada, por primera vez desde que hace seis años empezó la guerra de las Malvinas, que enfrentó a sus países, al término del encuentro que los jefes de la diplomacia comunitaria celebraron con sus siete homólogos latinoamericanos del llamado Grupo de Río. Geoffrey Howe y Dante Caputo habían coincidido en otros foros internacionales, pero desde 1982 se habían ignorado mutuamente.Visiblemente orgulloso de que el apretón de manos se haya producido en una reunión de la que es anfitrión, el ministro de Asuntos Exteriores, Francisco Fernández Ordóñez, no pudo resistir la tentación de parar a unos periodistas con los que se cruzó en un paseo del Generalife para anunciarles la buena nueva que según dijo, le acababa de comunicar Caputo. Howe explicó a su interlocutor argentino que el éxito de Argentina pasaba por la solución de las tres des (democracia, deuda y desarrollo).

Un portavoz de Howe desmintió, sin embargo, la novedad de la noticia, precisando que ambos ministros ya se habían saludado cuando el argentino presidía la Asamblea General de la ONU y el secretario del Foreign Office encabezaba la delegación británica.

Mientras el jefe de la diplomacia italiana, Glulio Andreotti, madrugó como de costumbre para asistir a la misa dominical antes de que empezase la reunión de trabajo, sus colegas alemán, Hans-Dietrich Genscher, y francés, Roland Dumas, también se levantaron pronto para visitar juntos la casa de verano de García Lorca, situada en la Huerta de San Vicente.

Otro ministro contento era el belga, Leo Tindemans, que este fin de semana asistió a su última reunión informal comunitaria como titular de la cartera de Exteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de abril de 1989