Prueban en enfermos de Alzheimer un descubrimiento de Rita Levi

Ocho pacientes que sufren de una temprana y grave forma de la enfermedad de Alzheimer comenzarán a ser tratados este mes en el hospital San Jorge de Gotemburgo con un nuevo producto que ha sido experimentado durante varios años en animales pequeños con buenos resultados. El producto está compuesto por dos sustancias que se estimulan mutuamente y favorecen el crecimiento de nuevas células nerviosas y está basado en el descubrimiento del Factor del Crecimiento Nervioso (FCN), por el que la investigadora italiana Rita Levi Montalcini fue galardonada con el Premio Nobel de Medicina en 1986. Como es sabido, el envejecimiento y muerte de las fibras que unen las células del cerebro es considerado el principal causante de la denominada enfermedad de Alzheimer, una forma de demencia senil cada vez más desarrollada en las sociedades industrializadas.

Expectación

El profesor Lars Svennerholm, que dirige la investigación, dijo que a mediados del año próximo se dará públicamente un informe sobre el resultado del tratamiento una vez que, previamente, se informe de ellos a un foro internacional de especialistas en enfermedades neurológicas. Existe una justificada expectación a nivel mundial por esta experiencia, ya que es la primera vez que se hará sobre seres humanos.El mencionado investigador dijo que de las diversas formas de la enfermedad la más grave es cuando se presenta tempranamente, alrededor de los 50 años, que es precisamente el tipo de pacientes en los que se va a aplicar el nuevo producto. Señaló también que durante los próximos decenios esta enfermedad será el mayor problema de la salud en todo el mundo occidental y en Japón, pero aseguró por otra parte que no debe deducirse de ello alguna relación especial con el medio ambiente como causa de la enfermedad, sino en primer lugar que las expectativas de vida seguirán extendiéndose hasta edades más avanzadas en los países ricos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS