Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EI FMLN dice que un cambio de actitud de Washington paraliza el diálogo salvadoreño

La guerrilla DEL Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) achacó a un cambio de actitud de Estados Unidos la paralización deL proceso de negociación en El Salvador, pero anunció que los rebeldes harán "un esfuerzo final para convencer a los norteamericanos". El FMLN lanzó el jueves una fuerte ofensiva militar en todo el ¡país a fin de hacer valer su posición.

Salvacor Namayoa, ue ¡a comisión político-diplomática del FMLN, declaró ayer que EE UU "se movió de querer explorar la posibilidad de paz a una maniobra puramente demogógica". Esto ha hecho, segúri él, que los partidos políticos, y en especial la Alianza Republicana Nacionalista, obstaculicen el proceso de diálogo con la guerrilla.La Asamblea Nacional, dominada por el partido derechista Arena, no consiguió, en su pleno del jueves, pronunciarse acerca de la propuesta del presidente Napoleón Duarte de reunirse con los alzados en armas. Duarte ha advertido que no acudirá a la cita con los jefes guerrilleros sin el respaldo del Parlamento.

Samayoa manifestó a la agencia de prensa de los rebeldes que el FMLN va a realizar "un esfuerzo final para hacer comprender a Estados Unidos el error en el que está incurriendo". EE UU y el FMLN han mantenido contactos secretos desde enero, según distintas fuentes, y tienen previsto otra reunión en los próximos días.

Estos contactos no han servido hasta el momento para alcanzar acuerdos. Sin embargo, el diálogo no se ha interrumpido totalmente, según fuentes próximas a la negociación.

El diario norteamericano The Washington Post informaba el jueves que la Embajada de EE UU en El Salvador trabaja intensamente con el Gobierno y los partidos políticos para elaborar una estrategia correcta de negociación con los rebeldes.

El FMLN protagonizó el jueves diversas acciones militares a pesar del cese del fuego unilateral del Ejército. La guerrilla hostigó un barrio del norte de San Salvador. Murieron tres civiles y dos militares. Además, gran parte de la capital quedó varias horas a oscuras por la voladura de diez torres de alta tensión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de marzo de 1989