Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las dudas de Takeshita

"Deberán ser los historiadores quienes juzguen en el futuro si los actos de guerra japoneses fueron o no una agresión", dijo Noboru Takeshita, primer ministro de Japón, en respuesta a una pregunta der diputado comunista Tetsuzo Fuwa, durante un debate parlamentario celebrado el pasado sábado en Tokio. Takeshita añadió que también era "difícil" determinar si la guerra iniciada por Adolfo Hitler en Europa era o no una "guerra de agresión".El huracán de protestas originado por tales apreciaciones, especialmente en China y Corea del Sur -países que fueron ocupados por tropas japonesas desde los años treinta hasta el fin de la II Guerra Mundial-, sitúa al equipo gubernamental japonés en una delicada posición en un momento en que Takeshita debe recibir a unos 80 altos dignatarios que acuden a Tokio a rendir honores póstumos al emperador Hirohito, fallecido el pasado 7 de enero. Ante las reacciones de protesta en China, Corea y Europa, la diplomacia japonesa insiste en que expondrá la posición de Japón en este tema por "vía diplomática". Sin embargo, el portavoz del Gobierno, Keizo Obuchi, confirmó que "no hay cambios" en la posición expresada por el primer ministro.

En China, la Prensa se interroga sobre si Takeshita no considera suficiente la opinión de los actuales historiadores, después de más de 40 años de acabada la guerra mundial, mientras que en Italia algunos diarios califican a Takeshita como el "primer líder" en rechazar la tesis de que la invasión de Polonia en 1939 fue un acto de agresión.

Las dudas de Takeshita sobre el principio de agresión en época de guerra pueden contribuir a debilitar su posición política, en un contexto en que el Partido Liberal Democrático (PLD) debe afrontar el temporal originado por el escándalo político-financiero de Recruit Cosmos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de febrero de 1989