Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funerales de Hirohito convierten a Tokio en la capital diplomática mundial

Los funerales de Estado en memoria deL emperador de Japón, Hirohito, que se celebrarán mañana en Tokio, se acompañan de una intensa actividad diplomática debido a la congregación de líderes de todo el mundo en la capital japonesa. El rey Juan Carlos, que llegó ayer acompañado de la reina Sofía y de una delegación oficial española, tiene previstas hoy entrevistas con el presidente de Israel, Haim Herzog, y con el rey de Jordania, Hussein.

MÁS INFORMACIÓN

Ayer, los Reyes conversaron con los dirigentes del Comité Japonés para el V Centenario y recibieron a los príncipes Takamado. El ministro de Relaciones con las Cortes, Virgilio Zapatero, se entrevistará con el secretario del Gabinete, Keizo Obuchi.Los funerales de Hirohito, bautizado ya como el emperador Showa o el de La era de la paz y la armonía, se convierten en unos funerales diplomáticos tanto para el Gobierno de Japón, que preside Noboru Takeshita, como por la multitud de contactos bilaterales que mantendrán los jefes de Estado, de Gobierno o ministros presentes en Tokio, además de reyes y príncipes llegados a Japón en una representación de 163 países.

Destacan las entrevistas programadas entre Takeshita y el presidente estadounidense, George Bush, en un contexto de tensión económico-comercial entre Japón y Estados Unidos. También en el marco de la nueva política de EE UU en relación a la zona Asia-Pacífico, la de mayor crecimiento económico del mundo, en la que Bush, que visitará posteriormente China y Corea del Sur, desea destacar la importancia de EE UU como una potencia asiática.

Los norteamericanos tienen ocasión de descubrir la innegable importancia y protagonismo de Japón gracias al impresionante despliegue de las grandes cadenas de televisión estadounidenses (CBS, ABC, NBC y CNN) que a lo largo de esta semana han trasladado a Tokio a los periodistas estrella de sus noticiarios para la conmemoración de un acto, los funerales de Hirohito, que califican de "vuelta de una página histórica", junto a los temores que suscita el nuevo potencial nipón. Bushy Takeshita conversarán igualmente, entre otros, con el presidente francés, François Mitterrand, con vistas a la próxima cumbre económica de París. Bush también tiene previsto reunirse con don Juan Carlos durante su estancia en Tokio.

La URSS que envía una delegación presidida por el vicepresidente del Soviet Supremo, Anatoly Ivanovich Lukyanov, mantuvo firmes sus decisiones de no ceder en el litigio territorial soviético-nipón a propósito del archipiélago de las Kuriles, al norte de Japón. El reclamo por parte de Tokio de la soberanía de las islas, perdida desde el término de la II Guerra Mundial, condiciona una futura visita del líder, soviético, Mijail Gorbachov, a Japón.

La presidenta de Filipinas, Corazón Cory Aquino, acude a Tokio dejando a su país en estado de alerta militar ante los nuevos rumores golpistas contra el régimen democrático filipino. Los representantes de China y Corea del Sur, por su parte, llegan al funeral en un ambiente de críticas en sus países debido a las posiciones ambiguas del primer ministro de Japón, Noboru Takeshita, en relación al pasado militar-imperialista japonés, que desde los años treinta hasta el fin de la II Guerra Mundial ocupó gran parte de Asia y el Pacífico. Hirohito -en una época en que era considerado como un ser divino, descendiente directo de los dioses sintoístas, según las creencias japonesas- renunció a tal divinidad al perder Japón, en 1945, la guerra que provocó con sus ocupaciones en Corea y China, seguidas de las de Indonesia, Malaisia, Birmania, Singapur, Filipinas y varias islas del Pacífico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de febrero de 1989

Más información

  • El Rey se entrevista hoy con Hussein y con Herzog