Kohl y González apuestan por una policía europea

España y la República Federal de Alemania están interesadas en promover un organismo supranacional para luchar contra lo que el presidente del Gobierno español, Felipe González, llamó ayer "nuevas formas de criminalidad", en especial el terrorismo y el tráfico de drogas. El canciller de la RFA, Helmut Kohl, al término de la cumbre hispano-germana de Sevilla, se mostró ayer de acuerdo con González en la necesidad de llegar a un equilibrio entre la libertad que supone la eliminación de las fronteras de la CE y una mayor seguridad contra el delito. Medios gubernanentales españoles admitieron que Madrid y Bonn "han estudiado pasos concretos" para llegar a una "colaboración europea efectiva" en este terreno.

Más información

González explicó que Kohl llegó a proponer recientemente la creación de un organismo semejante al FBI norteamericano, pero a escala europea, aunque posteriormente el canciller alemán occidental se retractó parcialmente de esta idea, ante las reacciones que provocó en algunos Gobiernos. El presidente español, sin embargo, dijo ayer que está de acuerdo en llegar a configurar un tipo de policía "de carácter supranacional o suprafronterizo" dentro de la CE para paliar los efectos que en el campo delictivo puede ocasionar la desaparición de las fronteras.La discusión de la unidad económica y monetaria europea -sobre la que el comité de sabios instituido por el Consejo Europeo y del que forma parte el ex ministro Miguel Boyer presentará un primer informe en abril-, fue otro de los grandes temas de futuro abordados por González y Kohl en sus casi tres días de conversacíones, el primero de ellos a solas en el coto de Doñana. González afirmó ayer, en la conferencia de prensa posterior a la cumbre, que los primeros pasos hacia la integración española en el Sistema Monetario Europeo (SME, la llamada serpiente monetaria) se darán cuando en el Consejo Europeo de Madrid, en junio, comience a debatirse con detenimiento el informe del comité de sabios sobre unidad económica.

"España tiene voluntad de integrarse en el SME", dijo González. El presidente explicó que tal integración debe hacerse "en el cuadro de la negociación monetaria que comenzará en la cumbre de jefes de Gobierno europeos de Madrid". "Es previsible que se avance en una toma de decisiones a lo largo de 1989 y antes de fin de año", puntualizó.

La armonización fiscal fue otro de los temas abordados en una cumbre, y respecto al cual, en contra de lo que suele ocurrir en este tipo de encuentros bilaterales con Italia, Portugal o Francia, no se produjo ningún tipo de acuerdo o creación de comisiones específicas. Gonzátez se mostró contrario a llegar a esta armonización mediante la aplicación del IVA cero a una serie de productos, pero no especificó los avances en este terreno con sus interlocutores alemanes.

No perder el ritmo

Kohl y González ofrecieron ayer una conferencia de prensa en los Reales Alcázares de Sevilla que, al margen del posterior almuerzo oficial de las dos delegaciones, puso punto final a la sexta cumbre hispano-alemana desde 1983. El presidente español insistió en la voluntad alemana de que la construcción europea "avance bajo la presidencia española, no perdiendo el ritmo de desarrollo" marcado básicamente durante el mandato de la RFA en el primer semestre de 1988.

Ante la falta de temas tangibles, Kohl aprovechó incluso la conferencia de prensa de Sevilla -a la que asistieron numerosos periodistas alemanes- para transmitir a su oriínión pública, muy sensibilizada estos días por el escándalo de la supuesta fábrica de armamente químico de Rabta, en Libia, y de otros casos similares que han salido a la luz pública, su decidida voluntad de luchar contra la fabricación de tales armas, mensaje en el que encontró una decidida colaboración de González. Fuentes de la delegación española confirmaron que la RFA quiere que España aproveche la presidencia comunitaria para lograr una postura común europea respecto al problema.

Kohl insistió especialmente en la cooperación cultural entre ambos países. El canciller alemán llegó a decir, refiriéndose a las recientes elecciones en Berlín Occidental, que han puesto en evidencia el problema de la inmigración en esa ciudad, que si no se hubiera cortado la emigración española a la RFA los problemas sería muy diferente, dado el grado de integración de los españoles en su país.

El canciller alemán reconoció implícitamente que la RFA busca un lugar para el entrenamiento de los pilotos de sus fuerzas aéreas que podría ser el futuro campo de tiro de Anchuras. Preguntado sobre este tema, Kohl explicó los problemas que aquejan a su país en lo que se refiere a los ejercicios militares, acentuados tanto por el escaso espacio del que se dispone como por el número de tropas que se concentran en Alemania Occidental.

González, por su parte, evitó entrar en cuestiones de política interior durante la conferencia de prensa, y sólo se refirió a ellas cuando, al hablar del espacio social europeo, reconoció que existen "contradicciones" , ya que, según dijo, mientras Europa habla de concertación, los Gobiernos tienen problemas para lograrla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de febrero de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50