Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El municipio venderá oficinas y hoteles del Campo de las Naciones a sus constructores

PEDRO MONTOLIÚ Las empresas privadas podrán ser propietarias de cinco de las ocho parcelas del Campo de las Naciones, aunque para ello deberán aceptar una curiosa fórmula de adjudicaciones acordada ayer por el consejo de administración de la sociedad municipal. Según ésta, las empresas que resulten ganadoras en los concursos que se convocarán en breve comprarán no sólo la parcela -una por concursant -, sino también los edificios que ellas mismas habrán de proyectar y construir. El Ayuntamiento obtendrá con esta venta conjunta de parcelas y edificios dinero para acometer el resto del proyecto y financiar el programa de eliminación de bolsas de pobreza.

MÁS INFORMACIÓN

El consejo de administración de la sociedad Campo de las Naciones llegó ayer a un singular acuerdo, en menos de una hora y media, gracias a las conversaciones mantenidas por los distintos partidos en los últimos días. Según el acuerdo alcanzado, la sociedad municipal convocará los correspondientes concursos para la realización de las obras de urbanización del Campo de las Naciones y de construcción del parque público. Asimismo, en colaboración con otras administraciones, construirá y explotará, según se convenga, el Palacio de Congresos, la Oficina Comunitaria de Marcas y los edificios de servicios administrativos previstos en el proyecto.Sobre estos dos acuerdos apenas hubo discusión, pues eran defendidos por todos los grupos desde que, la sociedad municipal acordó acometer directamente este gran complejo. Lo que estaba ayer en discusión ira la fórmula para construir y explotar las cinco parcelas de oficinas, hoteles y centros intenacionales de negocios. Según el acuerdo alcanzado, el Ayuntamiento será el promotor y las impresas privadas las constructoras y compradoras de los edificios. Para ello, la sociedad municipal creará una comisión que armonice los diferentes proyectos y vigile la ejecución le obras. La adjudicación conjunta de parcelas y edificios se realizará mediante cinco concursos cuyo pliego de condiciones incluirá una claúsula por la que sólo se podrá adjudicar una parcela por concursante.

Según los portavoces de los grupos con esta fórmula se asegura la gestión municipal directa del polígono y el control de la operación hasta el final; se evita el monopolio, y se logra que el Ayuntamiento obtenga mayores ingresos al sumar a las plusvalías producida por la enajenación de suelo las que genere a venta de los edificios. Sólo por cuatro parcelas de las cinco que ahora van a sacarse de nuevo a concurso se llegó a ofrecer el pasado mes de noviembre la cifra de 17.000 millones de pesetas, por lo que, en opinión de algunos consejeros, los ingresos ahora pueden superar los 25.000 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 1989

Más información

  • Un singular acuerdo antimonopolio limita la concesión a una parcela por empresa