Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Luz verde del Consorcio de Transportes a la subida del Metro y la EMT de 60 a 65 pesetas desde el 1 de marzo

La Comisión Delegada del Consorcio Regional del Transporte aprobó el miércoles proponer la subida de los billetes sencillos del Metro y la EMT, desde el 1 de marzo, de 60 a 65 pesetas y subir el bono-bus de la EMT de 370 a 410 pesetas. La Comisión Delegada aprobó también la bajada de tarifas y la implantación del bono-bus en todos los servicios de la EMT que hasta ahora "tenían erróneamente la calificación de servicios especiales", según el gerente del consorcio, Julián Revenga. La propuesta se ha hecho días antes de que se celebre un pleno extraordinario sobre política tarifaria de transportes, solicitado por la oposición en la Asamblea de Madrid.

Las propuestas de la comisión delegada, formada por dos representantes de la Comunidad de Madrid y otros dos del Ayuntamiento, serán, casi con toda seguridad, aprobadas por el consejo de administración del Consorcio en la reunión convocada el próximo miércoles. Finalmente, será la Junta Regional de Precios la que apruebe las nuevas tarifas. "No creemos que haya ningún problema en que la Junta Regional apruebe la propuesta del Consorcio", añadió Revenga, "porque la subida es reducida, y, por otro lado, es dificil que alguien se oponga a las bajadas previstas, sobre todo si queremos fomentar los transportes públicos".Precisamente, el próximo jueves está convocado un pleno extraordinario en la Asamblea de Madrid, a instancias de los grupos de oposición, para debatir la política tarifaria de los transportes madrileños. El Ayuntamiento de Madrid ya celebró un pleno, en octubre, en el que los grupos de oposición aprobaron una moción para congelar las tarifas del transporte debían congelarse durante dos años. La moción no fue considerada como vinculante por el PSOE, que argumentó que el Ayuntamiento no tiene competencia sobre las tarifas.

Los miembros de la comisión delegada tuvieron en cuenta el excedente económico de aproximadamente 600 millones de pesetas, obtenido gracias a la mayor utilización de los transportes públicos en 1988. La EMT registró un aumento de 12 millones de usuarios, y el Metro, de 30 millones.

La subida propuesta para el Metro, de 60 a 65 pesetas, supone un incremento del 1,4%, mientras que el incremento medio en la EMT es del 4,2% (superior al del Metro por el incremento en el precio del bono-bus, de 370 a 410 pesetas). La media total de ambas subidas es del 2,9%, "inferior al IPC de 1988", según el gerente del Consorcio.

La comisión delegada aprobó la reducción del precio en los restantes servicios por entender que en el conjunto de Madrid no se puede mantener el concepto erróneo de servicios especiales. "No se puede mantener ya que los viajeros que utilizan los autobuses por la noche tengan que pagar un precio considerablemente más caro como tampoco hay base para mantener que los viajeros que van al zoo tengan que pagar precios superiores, como si el zoo fuera un elemento extraño en la ciudad". Revenga explicaba así la decisión de las tarifas de estos servicios.

La reducción va acompañada de la ampliación a estas mismas líneas de los beneficios del bono-bus, ventaja de la que hasta ahora carecen, y que suponía también, en la práctica, un agravio comparativo para el viajero de las líneas express (las de Mirasierra y Moratalaz; líneas rápidas cuyos autobuses van llenos desde su origen y sólo tienen una o dos paradas hasta su destino), o del zoo o los nocturnos. Por otra parte, según explicó Revenga, la comisión delegada ha tenido en cuenta que de esta forma se homogeneizan todas las tarifas.

A patir del 1 de marzo, el billete sencillo del Metro y de los autobuses de la EMT costará en cualquier servicio 65 pesetas, excepto en las líneas express de autobuses, en que la reducción, de tarifas comenzará a aplicarse el 1 de julio. Asimismo, todos los bonos, sean de metro o de autobús, costarán 410 pesetas el bono de 10 viajes, excepto en las citadas líneas express y en los microbuses, donde también se aplicarán el 1 de julio.

En 1988 fueron casi 21 millones los viajes que se realizaron en estas líneas especiales (19 millones corresponden a microbuses) y se espera que, tras las bajadas, el número de viajes aumente. Por último, las diversas tarjetas de abono de transporte no experimentarán subida alguna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de febrero de 1989

Más información

  • El 'bono-bus' se incrementa en 40 pesetas y las líneas nocturnas y microbuses reducen sus tarifas 5 pesetas