El mercado musical mundial muestra su amplitud en Cannes

Jack Lang expone un plan del Gobierno francés de apoyo al 'rock'

El comienzo de las actuaciones musicales, con la presentación del grupo español El último de la Fila ante la industria y los medios de comunicación de todo el mundo, y la presencia del ministro de Cultura francés, Jack Lang, fueron los aspectos que centraron el mayor interés en la segunda jornada del Mercado Internacional del Disco, la Edición y el Vídeo Musical (MIDEM) que se celebra estos días en Cannes. Un lugar donde todo es posible.

ENVIADO ESPECIAL, El MIDEM demuestra que hoy en la industria de la música cabe todo. Los japoneses no acuden a la sala de exposiciones y realizan sus negocios desde la habitación del hotel. Un grupo sueco, FSO, con cantante chileno, interpreta su repertorio en castellano, graba sus vídeos en Nueva York y planea meticulosamente su introducción en el mercado internacional con temas pensados al milímetro para los distintos mercados: europeo, latino y americano. Mientras, un teórico de la industria como Neshui Ertegun, presidente de la Federación Internacional de Productores de Fonogramas y Videogramas, continúa planteando medidas contra la piratería en el sector, especialmente en los países del Extremo Oriente, y la preocupación por el mercado único integrado en Europa a partir de 1992 está en la mente de todos.Por otra parte, el MIDEM también es la constatación del interés de la Administración francesa hacia la música pop y rock, que fue avalado por las palabras del ministro de Cultura francés, Jack Lang, el día de la inauguración del certamen. Lang adelantó que la próxima primavera se pondrá en marcha una serie de medidas de apoyo para potenciar la música en directo y la presencia de los jóvenes grupos franceses en radio y televisión. En este sentido, Brigitte Chaintrenau, directora de Comunicación y Desarrollo del MIDEM, declaró a este periódico: "El Ministerio de Cultura francés se interesa por esta música a través de una serie de fundaciones en las que participa el Estado. Esto, junto a la reactivación de la industria, estimulada por la reducción del IVA y el crecimiento del consumo del disco compacto, ha permitido al MIDEM 89 reflejar el buen estado de salud industrial del mundo del disco".

En el aspecto artístico, la actuación de El último de la Fila ha sido de las pocas cosas interesantes que se han podido escuchar en el MIDEM. Ante una audiencia formada por profesionales de todo el mundo, el grupo español ofreció un concierto de 45 minutos serio y sin concesiones. La música de El último de la Fila, aderezada con toques flamencos a cargo de dos bailarinas y el magnífico guitarrista Juan Manuel Cañizares, mostró que tiene una personalidad y categoría artística equiparables a las de los mejores grupos europeos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de enero de 1989.