Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las empresas lecheras Lagisa y Celbasa llegan a un acuerdo de fusión

La empresa Central Lechera de Gijón (Lagisa) y el Centro Lácteo Balcells (Celbasa), que comercializa la leche Ato de Cataluña, han llegado a un acuerdo para iniciar un proceso de fusión que culminarán en mayo de este año. Celbasa, que ha adquirido recientemente otras empresas lácteas en Cantabria y Lugo, por lo que confirma su presencia en la cornisa cantábrica con esta nueva operación, se convertirá b en accionista mayoritaria de Lagisa. Con esta fórmula, Ato y Lagisa controlarán el 7% del mercado nacional de este sector y afrontarán en mejores condiciones la posibilidad de extender sus productos al sur de Francia, operación que ya había iniciado la empresa catalana.La fusión obedece, según el gerente de Lagisa, Ángel Fernández, al reto del mercado único europeo en 1992 y a las consecuencias que se derivarán del fin de las fronteras. Las conversaciones, que se iniciaron hace dos meses, concluyeron rápida y positivamente en los últimos días.

Lagisa surgió oficialmente en 1969, es una empresa mediana, muy bien consolidada en el sector y saneada. Facturó en el ejercicio de 1988 6.200 millones. Es la tercera sociedad asturiana por el volumen de facturación en este sector tras la Central Lechera Asturiana (CLAS) e Industrias Lácteas Asturianas (Reny Picot). Su principal factoría se encuentra en Gijón, aunque tiene participación en otras pequeñas empresas lácteas del Principado. Lagisa emplea directamente a 160 personas y cuenta con 8:5 autónomos que están a su servicio en labores de transporte y distribución.

La compañía catalana Celbasa es de origen familiar, está presidida por José Balcells y en los últimos tiempos ha iniciado una expansión nacional e internacional, uno de cuyos máximos exponentes es el acuerdo alcanzado con la compañía gijonesa. Celbasa facturó el año pasado en torno a los 25.000 millones de pesetas (tuvo unos beneficios superiores a los 600), por lo que con la fusión de las dos empresas se espera alcanzar los 35.000 millones de pesetas durante el presente año, lo que la convertirá en una de las grandes sociedades lácteas españolas.

La marca Ato cotiza en la Bolsa de Barcelona el 20% de su capital y está introducida también en el mercado de la pastelería industrial. Su expansión ha, ido produciéndose paulatinamente pero sin descanso. últimamente ha adquirido las empresas cántabras Lacto Norte. Lacto Fabril y Láctea de Collantes y la gallega Lácteos Lucenses, por lo que su implantación en la cornisa ha mejorado sensiblemente. El norte de España es uno de los principales productores de leche.

Según el gerente de Lagisa, la fusión permitirá "el funcionamiento independiente de las dos empresas". Para la compañía asturiana, ésta es la fórmula idónea de consolidar su posición ante el mercado único y por lo tanto frente a la competencia exterior pese a que gozaba de una buena situación económica, ya que su plantilla está ajustada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de enero de 1989