La Sociedad Protectora de Alcalá denuncia la concesión de la perrera municipal a un particular

La Sociedad Protectora de Animales y Plantas (SPAP) San Martín de Porres ha impugnado la concesión por parte del Ayuntamiento de Alcalá de la perrera municipal a un particular, donde ha instalado la empresa Bully Hop para su explotación.El Ayuntamiento inauguró este centro el año pasado como servicio canino municipal, aunque nunca llegó a funcionar como tal, hecho que motivó su presentación a concurso público en mayo. Al concurso concurrieron Bully Hop y la SPAP de Alcalá, que durante 10 años ha trabajado en el cuidado de los perros vagabundos, heridos o abandonados. Su presidenta, Mercedes Diéguez, ha denunciado los intentos reiterados del actual Ayuntamiento de expulsarles de la parcela que en 1978 les concedió la corporación anterior.

La concesión de la perrera municipal, valorada en 35 millones, junto a la subvención anual de dos millones de pesetas a Bully Hop, con el ciudadano belga Frederic Siret a la cabeza, ha sido impugnada por la SPAP, al considerar que un negocio lucrativo no solventa el problema de los perros vagabundos. Dicho centro se ha convertido en hotel canino, clínica veterinaria y criadero de boxer; además se proyecta instalar una escuela de adiestramiento de perros para guarda, ataque y defensa, un almacen de piensos y un criadero de cachorros con pedigrí.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 14 de noviembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50