Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

César Vallejo fue producto de una fusión de culturas, no de razas

El congreso sobre el poeta peruano analiza su vida y obra

El congreso internacional sobre César Vallejo, que se desarrolla estos días en Madrid, continuó la mañana de ayer en la universidad Autónoma con la sesión titulada Los mestizajes vallejianos: cultura autóctona / cultura universal. En ella se afirmó que el poeta peruano fue producto de una fusión de culturas más que de razas. Una transculturación que él convierte en modernidad a través de su propia experimentación.

Los dos ponentes de la sesión Los mestizajes vallejianos: cultura autóctona / cultura universal, Américo de Ferrari, de la universidad de Ginebra, y Antonio Cornejo Polar, de la universidad estadounidense de Pittsburg, prefirieron en sus intervenciones incidir sobre lo equivocado de algunas ideas tópicas sobre el Vallejo mestizo.

Américo de Ferrari manifestó que Vallejo entretejió en su obra la realidad y el mito. "Hay algo obvio en el mestizaje cultural", dijo, "para mí toda cultura es mestiza". De Ferrari piensa que el mestizaje en Vallejo ha sido objeto de estudios superficiales. Se ha querido ver en su temperamento taciturno y callado una herencia de la milenaria cultura andina. "José Carlos Mariátegui habló al conocer la obra de Vallejo de su raigambre india, del poeta de una raza, pero César Vallejo era tan indio como español", dijo, "no fue producto de una fusión de razas sino de culturas".

"La crítica ha estudiado ampliamente el aspecto universal de la obra de Vallejo, su relación con las grandes corrientes del pensamiento occidental. Vallejo vive una época en que los valores básicos de la cultura occidental pasan por momentos decisivos y se siente muy vinculado a ellos. Las alusiones a Perú no son abundantes; su sentimiento indígena no es triste y nostálgico, sino la expresión de una sensibilidad hacia lo difuso y disperso, lo sensorial y lo telúrico. Vallejo ve en el hombre andino un arquetipo que confluye con un hilo de sangre española, y siente que en la guerra española se juega el futuro del mundo".

Antonio Cornejo Polar tituló su ponencia Vallejo: mestizaje, transculturación y modernidad. "Vallejo piensa mucho menos en la síntesis engañosa del mestizaje que en la convergencia de culturas y tiempos diversos, en la transculturación abierta y activa, y que con el diálogo de sus atributos con otras experiencias construye una modernidad englobante, pero propia, distinta", dijo. 'Universaliza desde la identidad gozosamente recobrada, la existencia y la historia. Más que expresión del mestizaje, es consciencia de una historia compleja, múltiple, heteróclita, que asocia tiempos y culturas distintos dentro de un proceso en el que la palabra puede ser el espacio premonitorio de las grandes utopías sociales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 1988