La empresa francesa Canal Plus prepara el montaje de una estación de televisión privada en España

JOSÉ F. BEAUMONT, André Rousselet, presidente de Canal Plus, la estación francesa que está teniendo mayor éxito económico en Europa en el sector de la televisión privada, dijo ayer que su empresa ha abandonado definitivamente Canal 10, en el que tenía un 20%, y que va a concurrir a la televisión privada española con una emisora que se llamará Canal Plus España, en la que el 25% será capital de la estación francesa y el resto de socios españoles.

Más información
Mucho más que un canal

"En Canal 10 hemos perdido 700 millones de pesetas y tan sólo queremos esperar a que los tribunales españoles hagan que Enrique Talarewitz [primer presidente de Canal 10] repare las deudas que ha dejado", dijo ayer Rousselet a EL PAÍS. El presidente de Canal Plus se encuentra en Madrid preparando su nuevo proyecto de televisión privada, "que será de pago, que podrá utilizar el satélite, el cable y los enlaces hertzianos y que participará de la misma filosofía de contenidos que el actual Canal Plus, es decir, una fuerte implantación de películas, deportes y variedades"."Pretendemos una televisión de pago en España porque creemos que es viable desde nuestra experiencia de Canal Plus a partir de 1984".

Según André Rousselet, de 66 años, ex director de gabinete de François Mitterrand, Canal Plus España podría ser el tercero de los futuros canales de televisión privada. "Hemos hecho las consultas pertinentes y creernos que no existe ningún problema legal para ello, siempre y cuando el 75% restante sea capital español (para lo que ya estamos buscando socios españoles) y respetemos las demás condiciones de producción y emisión".

Este canal tendría, no obstante, algunas particularidades. La primera es que sería de pago. "Entiendo que en España, donde dos canales públicos se financian con publicidad, podría subsistir uno dé los tres canales privados previstos; un segundo podría quizá tener alguna esperanza, pero un tercero no tendría ninguna posibilidad a no ser que se constituyera en televisión de pago".

Canal Plus España sería viable, según estudios citados por Rousselet, a partir de los 150.000 abonados durante los tres primeros años, hasta alcanzar el punto de equilibrio, que estaría en 350.000 clientes Los abonados pagarían aproximadamente una cuota mensual de unas 3.000 pesetas, más o menos lo que pagan actualmente los franceses. Una parte de la programación podría recibirse sin codificar.

Obstáculos

Rousselet ve como principales obstáculos a este proyecto la escasa producción propia española de programas y películas en relación con el elevado porcentaje que exige la ley de televisiones privadas y el hecho de que se requiera que transcurran los años desde que se estrenaron las películas españolas en salas comerciales hasta que puedan exhibirse en televisión. Este plazo debería reducirse a in año, según Rousselet.

Para el presidente de Canal Plus será necesario utilizar como red todos los soportes como red todos los soportes -satélite, cable y red terrestre- , "porque los tres se complementan", "aunque si nuestro proyecto se admite en España somos candidatos para tener un canal en el satélite español que será operativo en 1992".

El presidente de Canal Plus dijo, por otra parte, que habían dejado definitivamente Canal 10 con la intención de no volver. "Canal 10 ha agotado nuestra paciencia, estamos entre sus víctimas y nuestra única relación con él es la que tengamos en los tribunales contra Talarewitz porque queremos que rinda cuentas, queremos saber dónde ha ido a parar nuestro dinero".

Para Rousselet, Canal 10 ha sido "una pura construcción intelectual de Talarewitz que nunca llegó a sustentarse en una red de programas, material y equipamiento técnico. Ha sido una mera fachada bajo la que nada hubo por falta de calidad, habilidad de gestión, destreza y honradez".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS