Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El péndulo de Foucault', algo más que una novela

En Italia ha explotado la fiebre de Eco. La librerías han sido tomadas al asalto para conseguir un ejemplar de El péndulo de Foucault tras la noticia de que en Milán, donde la obra apareció en los escaparates unas horas antes que en otros lugares del país, se había agotado en pocos instantes.Y es que la nueva bomba literaria de Umberto Eco ha sido presentada como algo más que una novela. Es un fenómeno social. El ciudadano se coloca frente a este libro extasiado, más que para leerlo, para tocarlo, contemplarlo.

De ahí que, como escribió el jueves La Nazione de Florencia, lo importante de El péndulo de Foucault no es tanto "el leerlo sino el poseerlo". Porque ahora en Italia estar in es poder exhibir sobre la mesa del despacho ese monumento de más de 600 páginas lanzado por Bompiani, con una agresiva portada de dibujo' geométrico celeste y azul, con el nombre de Eco en blanco, que en Italia cuesta 26.000 liras (unas 2.600 pesetas). Y todo este morbo porque en lo que más se insiste es que dicha novela es más difícil de leer que El nombre de la rosa; sólo quien posea una cultura más que media podrá entenderla y degustarla. Hasta el punto de que los dos grandes semanarios de el país L'Espresso y Panorama han publicado una guía para la lectura de la novela.

El Everest

Pero, curiosamente, es esta cacareada dificultad de lectura lo que ha hecho que en los dos primeros días se haya vendido ya el récord de 25.000 ejemplares. Y la editorial estaba tan segura del éxito que a pesar de haber hecho una primera edición de 300.000 ejemplares -todos estos tomos puestos en fila llegarían a la cima del Everest-, dio orden para que enseguida las máquinas comenzasen a imprimir la segunda edición."No hay librería, por pequeña que sea en Italia", ha manifestado a EL PAÍS Davidena Molinoro, de la librería Messaggeri Modernissima, una de las más importantes de Roma, "que no haya pedido menos de 100 ejemplares". Y ha añadido: "Estamos vendiendo el libro como rosquiIlas, y eso a pesar de que comprendemos que es tan difícil entenderlo que hemos expuesto, al lado de las pilas de ejemplares de la novela de Eco, toda una serie de obras fundamentales, algunas de las cuales sería imprescindible haber leído antes para poder entender la nueva novela".

Según Davidena, tales obras sirven unicamente para quienes de verdad compran el libro para "leerlo y disfrutarlo", ya que su opinión de cada diez ejemplares, tres son para leerlos, dos para regalarlos y cinco para lectores que lo tendrán como símbolo de prestigio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de octubre de 1988