España y los paises latinoamericanos piden soluciones políticas al problema de la deuda

La XXV reunión de gobernadores de países latinoamericanos, España y Filipinas, que comenzó ayer en Madrid a perfilar las diferentes posiciones que defenderán en la próxima asamblea mundial del Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial exigió "nuevas iniciativas políticas" pan afrontar el problema de la deuda externa por estimar que el plan Baker está agotado.

En una nota hecha pública al término del primer día de reuniones, los gobernadores latinoamericanos y de España acordaron exigir a la asamblea del FMI, que comienza a finales de esta semana en Berlín Occidental, la duplicación del volumen de cuotas que pagan los países miembros del organismo mundial, así como un incremento de la liquidez internacional a los niveles existentes en los años 70 por medio de una nueva asignación de Derechos Especial de Giro (DEG).Los países representados en la reunión de Madrid también solicitaron una mayor flexibilidad, tanto del FMI como del Banco Mundial, a la hora de conceder recursos financieron a los países en desarrollo para resolver sus problemas de la deuda externa y rechazaron los nuevos intentos para establecer lo que se denomina "condicionalidad cruzada" entre ambas instituciones: es decir, la introducción de una relación entre los recursos financieros facilitados por estas instituciones y los programas de ajuste económico.

La nota de los altos funcionarios presentes en Madrid está, sorprendentemente, algo alejada de Ios posicionamientos que España, como país miembro de la Comunidad Europea, ha defendido ante los organismos mundiales, en el caso concreto de la de nominada estrategia de la deuda. En la última intervención del ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, ante el comité interino del FMI, el Gobierno es pañol mantenía todavía su adhe sión a la estrategia "caso por caso", que rechaza cualquier tipo de solución política o de condonación de la deuda de los países del Tercer Mundo. No obstante, España sí defendió la posibilidad de aceptar condonaciones par ciales en el caso de los países más pobres del planeta.

La nota, incluso se permite el lujo de criticar la política agraria practicada por la Comunidad Europea que, a decir verdad, tampoco es compartida en todos sus extremos por el Gobierno español.

Asimismo certifica las dificultades que atraviesa el grupo de países latinoamericanos, cuya deuda exterior supera con creces el medio billón de dólares, para hacer frente a sus compromisos pese a la mejora en curso que experimenta la economía mundial.

La reunión de ayer estuvo presidida por el gobernador del Banco de España, Mariano Rubio, por celebrarse. al mismo tiempo una reunión de gobernadores de bancos centrales latinoamericanos. Para hoy está prevista la presencia del ministro Solchaga y de¡ secretario de Estado de Economía, Pedro Pérez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de septiembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50