Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno regional pretende destinar a inversiones 264.000 millones en los próximos tres años

El Gobierno regional pretende destinar en los próximos tres años 264.000 millones de pesetas a inversiones en obras de infraestructura y servicios sociales. Este dato se desprende del avance de presupuesto de 1989, en fase de elaboración. Según fuentes de la Consejería de Hacienda, el próximo año se mantendrá el esfuerzo inversor (unos 90.000 millones de pesetas) a costa de la deuda pública (cerca de 40.000 millones) y de los convenios con la Administración central. El presupuesto de 1989 consolidará el salto dado este año y superará los 200.000 millones, incluidos organismos autonómicos.

Responsables de la Consejería de Hacienda mantendrán en los próximos dos meses varias reuniones con sindicatos, empresarios y partidos políticos para analizar las líneas maestras del presupuesto de 1989, que no variará sustancialmente con respecto a este año. El Ejecutivo autónomo quiere consolidar el salto espectacular que ha dado la inversión en los presupuestos de este año, que crecieron un 27% respecto a 1987.En el avance de los presupuestos de 1989 se contemplan inversiones de unos 90.000 millones de pesetas. Aunque las cifras no son definitivas, la Consejería de Hacienda pretende que las inversiones no sean en ningún caso inferiores al 40% de los gastos no financieros.

La mayor parte de los presupuestos será absorbida por las obras públicas: actuaciones previstas en el plan de accesos a Madrid, construcción de una veintena de depuradoras y financiación de los programas de vivienda pública.

La principal novedad del presupuesto de 1989 será también el incremento de las inversiones en la mejora de los servicios sociales dependientes de la Comunidad de Madrid. Las consejerías de Salud, Integración Social y Educación serán las más beneficiadas de esta especial atención a los servicios públicos.

Aproximación a IU

El Ejecutivo autónomo espera ganarse de esta forma el apoyo de las fuerzas sindicales y propiciar un acercamiento al grupo parlamentario de Izquierda Unida (IU), que fue prácticamente marginado en los debates de los presupuestos de este año. Fuentes del Gobierno regional afirmaron que igualmente se buscará un acercamiento al Centro Democrático y Social (CDS) para disipar la sombra de una enmienda a la totalidad.La comunidad pretende mantener el esfuerzo inversor del próximo año a costa principalmente de la deuda pública. El endeudamiento (emision de títulos y créditos) superará seguramente los 40.000 millones de pesetas.

El Ejecutivo autónomo pretende también sacar mayor partido de los convenios con los ministerios de Obras Públicas, Hacienda y Educación. Fuentes cercanas al Gobierno regional han criticado "la insuficiente aportación del Ministerio de Obras Públicas y urbanismo (MOPU) en el último año a programas como el de barrios en remodelación". Las mismas fuentes esperan que el próximo año "no se corte el grifo" y que el programa de viviendas públicas, que sufre un retraso de varios años, recupere su ritmo normal. Sin embargo, la aportación del MOPU se dejará notar el próximo año con el inicio de la mayoría de las obras del plan regional de carreteras. Otra inversión que tendrá especial incidencia será la construcción de depuradoras, que corre por cuenta del Canal de Isabel II.

Con la vista puesta en 1990, la comunidad espera asumir la recaudación directa de varios impuestos, que permitirá un incremento sustancial de los recursos propios y una menor dependencia de los Presupuestos Generales del Estado.

Guerra de cifras

Por otra parte, el consejero de Hacienda, Luis Alejandro Cendrero, salió ayer al paso de las declaraciones del portavoz de Alianza Popular en la Asamblea de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, que criticó al Ejecutivo autónomo de "no haber sido capaz de gastar más que el 27% del presupuesto en los primeros seis meses del año".Según Cendrero, el gasto comprometido por la comunidad el 30 de junio de este año era el 47% del total presupuestado, mientras que el 31 de agosto ya se había consumido el 60% del gasto. En opinión del consejero de Hacienda, "no hay nada anormal en estas cifras". Según Cendrero, "AP habrá utilizado parámetros que no corresponden a lo que normalmente se entiende como ejecución del presupuesto".

Cendrero reconoció, sin embargo, que el pago de las obras contratadas en la recta final del año puede verse afectado por el retraso en la autorización del endeudamiento de este año, calculado en 38.000 millones. Esta cifra, contemplada en los presupuestos de 1988, ha de contar obligatoriamente con el visto bueno de la Comisión de Presupuestos y Hacienda. La citada comisión no ha dado hasta el momento la prescriptiva autorización y está a la espera de que el consejero de Hacienda aporte nuevos datos sobre las emisiones previstas de títulos y los créditos que se piensa solicitar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 1988

Más información

  • Los presupuestos de 1989 mantendrán el mismo esfuerzo inversor a costa de la deuda pública