Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se presenta en París la película sobre la muerte de Jerzy Popieluszko

La directora de cine polaca Agniesszka Holland presentó este fin de semana en París su filme To kill a priest (Matar un cura), inspirado en el asesinato de Jerzy Popieluszko, ocurrida el 17 de octubre de 1984. El filme es una producción francesa que ha costado nueve millones de dólares y se halla en la línea de películas como La confesión (sobre la dictadura comunista checa) o Zeta (sobre la Grecia de los coroneles).El motivo musical del filme es la canción El crimen de Caín, escrita y cantada por Joan Báez. Los principales actores son Christopher Lambert, que interpreta al padre Alec, transposición ficticia de Popieluszko, y Ed Harris, que encarna a Stefan, el oficial de la policía polaca que en el filme traduce la figura del capitán Grzegorz Piotrowski, condenado como responsable de la organización y de la ejecución material del asesinato.

Agnieszka Holland calificó en la conferencia de prensa de presentación del filme, de "terrible" la situación política de Polonia, adonde acaba de viajar después de un exilio que duraba desde 1981. Tanto la directora como el productor, Jean Pierre Alessandri, aseguraron que pensaban intentar la difusión de Matar a un cura en Polonia. La película será estrenada en Francia el próximo 7 de septiembre y en Estados Unidos en octubre.

"Quise hacer una película sobre la experiencia polaca destinada al mundo entero, no específicamente a los polacos", aseguró Agnieszka Holland. El filme ha sido rodado en inglés y no cuenta con actores polacos en el reparto. La historia narrada corresponde en sus grandes líneas al asesinato del sacerdote opositor del régimen de Varsovia, pero los nombres y los detalles de la historia han sido cambiados. La cineasta desea que fuera de Polonia se comprendan unos hechos no siempre bien interpretados.

"Popieluszko es más que un héroe nacional, es todo un símbolo", asegura. "Esto no se comprende muy bien en Europa occidental, donde a veces se ve el catolicismo polaco como una especie de islamismo o de jomeinismo, y lo que caracteriza en cambio a Solidaridad es la tolerancia y el rechazo del extremismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de septiembre de 1988