Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'cruzada' contra la película de Scorsese genera beneficios

Los Ángeles

La cruzada contra la película de Martin Scorsese La última tentación de Cristo ha comenzado a rendir beneficios. Los productores han ganado gracias a esa publicidad gratuita más de 440.000 dólares (unos 53 millones de pesetas) en los tres días primeros días de exhibición.Estrenada el pasado viernes en siete ciudades de Estados Unidos y dos de Canadá, el película ha conseguido llenos absolutos en todas las sesiones, según ha informado Tom Pollock, presidente de la compañía Universal Pictures, que ha producido la película. "Estamos encantados con la respuesta del público norteamericano", afirmó el productor.

La campaña contra el filme consiguió reunir a 25.000 personas el pasado jueves -un día antes de que se estrenara la película- ante los estudios de la Universal en en Los Ángeles. La policía desplegó importantes medidas de seguridad en torno a las salas donde se estrenó la película, pero no se produjo ningún incidente digno de mención.

Los dirigentes de la campaña contra la película han reconocido que están haciendo publicidad gratuita, pero consideran que a largo plazo la polémica perjudicará a la Universal y a su compañía madre, la MCA.

La curia, en contra

La curia patriarcal de Venecia pidió ayer a los organizadores del festival de cine de la ciudad de los canales que no sea proyectada en la edición de este año la película de Martin Scorsese, "porque ofende a los cristianos". La curia patriarcal veneciana afirmó en un documento que la figura de Jesús "es falseada y ultrajada" en la obra de este cineasta.

La jerarquía pidió "en nombre de la comunidad católica" respeto "por lo que tenemos por más querido y sagrado".

La curia patriarcal agregó en su documento que "Venecia, ciudad civil y hospitalaria, nunca ha permitido ofender, y mucho menos irritar, la sensibilidad de las comunidades que desde hace siglos viven libre en esta ciudad".

"Por esto", continúa, "no se puede no sentir la ofensa de una película que, además de todo lo anterior, será exhibida en el festival de Venecia por una institución oficial y, posiblemente, subvencionada con dinero público".

El director del festival de cine de Venecia, Guglielmo Biraghi, replicó que "no compartía el tono timorato de la curia patriarcal, cuyos miembros no han visto todavia la película de Martin Scorsese y se remiten a opiniones que les llegan del otro lado del océano".

Biraghi añadió que "el tono es más pacato aún porque presenta a una curia resentida, que siempre protesta, ya sea en el festival, en la bienal de arte o en el festival de teatro".

La XLV Edición de este año del festival de Venecia se celebrará del 29 de agosto al 9 de septiembre.

Entre las películas que concurrirán al certamen figuran las españolas Mujeres al borde de un ataque de nervios, de Pedro Almodóvar, y Luces y sombras, de Jaime Camino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de agosto de 1988