FERIA DE NIMES

Para acabar: la flojedad de los toros

ENVIADO ESPECIAL La flojedad de los toros de José Luis Marca cerraron una feria, esta de Nimes, que no pasará a la historia como acontecimiento artístico. Sí por el contrario plasmado queda que ha sido una feria importante en cuanto a la convocatoria de público. Al igual que Sevilla, Madrid o Pamplona, en Nimes cuesta sudores encontrar entradas y queda consolidado el éxito del gentío para una empresa que hace cinco años ni imaginaba la magnitud que iba a tomar el ciclo.

Si la feria giró en torno al ídolo Paco Ojeda, la remató el diestro tal y como la empezó, cortando una oreja. Para el recuerdo del aficionado francés no habrá quedado gran cosa de las actuaciones de este diestro. Ayer, ante toros flojísimos, ofreció el unipase vulgar, con su primero, y su característica faena ante el noble sexto. Parón, ligazón y encimismo, que alborataba los tendidos populares y quienes le dieron la oreja. Como toda la corrida apenas se mantenía en pie, el juicio a los toreros se hace casi anecdótico, porque si falta el toro quien está delante de esa cosa puede ser un torero pero de vacaciones.

Marca / Manzanares, Ortega Cano, Ojeda

Toros de José Luis Marca, inválidos. José Mari Manzanares: bronca; oreja. Ortega Cano: palmas; oreja. Paco Ojeda: palmas; oreja.Arenas de Nimes, 23 de mayo. Octava y última corrida de feria.

Buenas formas derrocharon Manzanares y Ortega Cano. Pinturero el alicantino, con buen gusto, recreándose en los derechazos, aderezados de ayudados a dos manos, lástima que faltara el toro.

No tan alto brilló Ortega Cano, pero deleitó a la concurrencia en faena, la del quinto inválido, de menos a más; empaque en los muletazos. Con toros íntegros delante cabe esperar que la consideración será real a tenor de tal tauromaquia, algo que ayer íntegramente faltó.

Mediocre ha sido esta feria, tirando a mala en cuanto a las ganaderías. La afición nimeña empieza a preocuparse por este apartado vital que la empresa está olvidando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de mayo de 1988.