Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Austria busca un estrecho vínculo con la CE que no vulnere su neutralidad

A. O., Austria "no excluye la opción de la plena pertenencia a la CE" para participar lo más estrechamente posible en la creación de un mercado único [previsto para 19921, pero respetando las obligaciones de la neutralidad permamente, según declaró ayer un portavoz del Ministerio austriaco de Asuntos Exteriores, respondiendo así a un comentario crítico de Moscú.

El pasado martes, en Moscú, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores soviético, Gupnadi Guerasimov, había afirmado que el ingreso de Austria en la CE "podría ser incompatible con su siuación de neutralidad permanente establecido en el tratado de 1955". "Si Austria se une a la CE, tendrá que seguir estrictamente todas las prescripciones y decisiones, incluidas las de tipo político-militar, que se adopten en el seno de la organización", afirmó.

Austria disputa esta afirmación al considerar que los asuntos militares no se tratan en la CE, sino en la Unión Europea Occidental (UEO) o en la OTAN. Además, el Gobierno austriaco señala que la neutralidad se deriva no del tratado de Estado de 1955, sino de una decisión libre tomada después.

El Gobierno austriaco ha decidido acercarse a la Comunidad a todos los niveles", declaró el citado portavoz. El partido conservador, parte de la coalición gubernamental, ya se ha declarado favorable al pleno ingreso. El canciller socialdemócrata, Franz Vranitzky, ha anunciado que su partido tomará una decisión al respecto en 1989.

El presidente del Gobierno español, Felipe González, habló ayer, en el programa Escrito en el aire, de Radio Nacional de Espafía, de las preocupaciones en Noruega, Suiza, Austria y Suecia provocadas por la perspectiva de un mercado único de los doce de cuyas reglas del juego queden excluidos.

Estos países "se están replanteando la relación con la Comunidad a distintos niveles", afirmó González, para el cual "Europa no es un concepto tan fácilmente divisible", dijo González. Consideró que nadie se opondría en la Comunidad Europea al ingreso de Noruega si ésta quisiera dar ese paso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 1988