Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ruidosa protesta contra don Juan Carlos

, El 22 de abril, día del acto de apertura de la conmemoración del Milenario de Cataluña, 18 miembros de la Crida a la Solidaritat fueron detenidos en la terraza del edificio que alberga la sede de la organización, muy próximo a la plaza de Sant Jaume, mientras lanzaban cohetes de feria en señal de protesta por la visita real. Culminaba así una ruidosa campaña que sectores del independentismo radical organizaron para oponerse a la presencia del Rey en los actos del milenario y que incluyó la distribución de 5.000 carteles y la realización de pintadas. El acto más espectacular fue el robo, efectuado el 19 de abril, de la bandera española que ondeaba en el Palau de la Generalitat. Militantes de la Crida burlaron la vigilancia de la policía autonómica y sustrajeron la enseña. La bandera fue devuelta dos días después a los mossos d'esquadra.

La Crida, un movimiento que agrupó en principio a centenares de entidades, se dio a conocer con la campaña Som una nació, que culminó con una concentración de 80.000 personas en el Camp Nou en 1981. Posteriormente, la organización se declaró independentista y se distinguió por espectaculares acciones de comando.

Lluís García, asesor de la Crida en temas de financiación, estuvo implicado en la pintada realizada en el casco de una fragata de la Armada estadounidense fondeada en el puerto de Barcelona en abril de 1986. Jordi Sánchez es uno de los más conocidos dirigentes de la Crida desde que el anterior líder, Ángel Colom, dejó la organización para integrarse en Esquerra Republicana de Catalunya, partido por el que ahora es candidato en las elecciones autonómicas. Núria Camps ha supervisado numerosas campañas de la Crida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1988