Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una subvención de la Generalitat fue 'desviada' a la Crida días antes de la campaña contra el Rey

, Una subvención de 1.050.000 pesetas otorgada por el Departamento de Trabajo de la Generalitat el pasado 5 de abril a la Asociación Catalana de Vexilología (estudio de las banderas) para la creación de tres puestos de trabajo, fue a parar seis días después a las cuentas corrientes de tres dirigentes de la organización independentista Crida a la Solidaritat: Jordi Sánchez Picanyol, Núria Camps Vidal y Lluís García Petit, según reconoció ayer Jordi Sánchez. Fuentes oficiales sostienen que la organización independentista utilizó ese dinero para financiar la campaña antimonárquica organizada contra la visita del rey Juan Carlos a Barcelona con motivo del inicio de la conmemoración del Milenario de Cataluña, el pasado 22 de abril.

El día 5 de abril, dos semanas antes de la llegada del rey Juan Carlos a Barcelona, el Departamento de Trabajo de la Generalitat, cuyo titular es Oriol Badia, hizo efectiva, a través del Departamento de Economía y Finanzas, la cantidad de 1.050.000 pesetas a la Asociación Catalana de Vexilología, dedicada al estudio de las banderas y cuya presidenta es Ana María Galán Pla, de 41 años de edad, que se ha autodefinido como "militante de la Crida".La subvención se entregó, según la Generalitat, para que la citada asociación -afiliada a la Crida- pudiera contratar a tres jóvenes menores de 25 años durante 11 meses como "administrativos", según consta en el documento de entrega de la subvención. Ninguno de esos jóvenes ha respondido a las llamadas realizadas por este diario durante los últimos tres días a la teórica sede social de la empresa, que, según el Instituto Nacional de Empleo (Inem), está en la calle de la Minería, 17, 39, TI- de Barcelona.

Esta dirección corresponde al domicilio particular de Ana María Galán, quien reconoció personalmente a EL PAIS que su casa era la "sede de la asociación" y que allí "no trabaja nadie", lo que contradice lo previsto por el Departamento de Trabajo.

La subvención solicitada por Ana María Galán se ajustaba a las bases de un programa dotado con 241 millones de pesetas, que se dedica a la promoción de empleo a base de ayudas económicas a entidades sin ánimo de lucro.

Transferencias

El dinero de la subvención (1.050.000 pesetas) fue transferido por la Generalitat a la cuenta corriente de Ana María Galán el pasado 5 de abril. Galán recibió el dinero como presidenta de la citada asociación, tal y como solicitó el tesorero de la entidad, Jordi Pérez Ibáñez, al firmar la petición.

Seis días después de que el dinero estuviera en poder de Ana María Galán, el 11 de abril, un millón de pesetas fue transferido de forma desglosada desde la cuenta corriente de la presidenta de la asociación hacia otras tres cuentas corrientes, dos de las cuales figuran a nombre de tres miembros de la cúpula de la Crida: Núria Camps, Lluís García y Jordi Sánchez.

Jordi Sánchez reconoció ayer haber recibido ese dinero, aunque explicó que "la Crida recibe el apoyo económico de muchas asociaciones y grupos que priorizan nuestra causa a sus propias actividades". Sánchez consideró que la transferencia de la Asociación de Vexilología "no constituye ningún fraude".

El 11 de abril, desde la cuenta corriente que posee Ana María Galán en la sucursal de la Caixa de Barcelona de la plaza de Cerdá, se traspasé a otra cuenta, también de la Caixa de Barcelona, en la avenida de Mistral, la cantidad de 400.000 pesetas. Como titulares de esta segunda cuenta figuran, como ha podido comprobar este diario, Lluís García y Núria Camps, ambos pertenecientes a la Crida.

El mismo día el 11 de abril, Ana María Galán traspasé 350.000 pesetas a otra cuenta de la Caixa de Barcelona, perteneciente a una sucursal de la localidad de Sant Celoni (Barcelona), cuyo titular es la Crida y cuyos apoderados son Jordi Sánchez y Núria Camps. Sánchez fue uno de los miembros de la Crida que devolvieron a los Mossos d'Esquadra la bandera española sustraída por la organización del Palau de la Generalitat, sin ser detenido ni interrogado por éstos. Se da la circunstancia de que las dos cuentas bancarias citadas, la de la avenida de Mistral y la de Sant Celoni, tienen domiciliada su correspondencia en una misma dirección -pasaje del Crédit, 7, de Barcelona-, donde se encuentra la sede de la Crida.

El 11 de abril también fue transferida desde la cuenta de Ana María Galán la cantidad de 250.000 pesetas a la oficina principal de Banca Catalana en el paseo de Grácia de Barcelona. El titular de esta cuenta es la empresa ACIS (Agencia Catalana de Intercambios y Servicios, SL), propiedad de Ana María Galán.

Las, tres operaciones bancarias ordenadas por Ana María Galán el pasado 11 de abril sumaron la cantidad de un millón de pesetas, 50.000 menos de lo que había recibido seis días antes desde la cuenta corriente del Departamento de Economía en La Caixa.

Fuentes del Departamento de Trabajo de la Generalitat no quisieron ayer comentar el asunto, aunque reconocieron que han podido producirse irregularidades en el citado programa de ayudas y aseguraron que se abrirá una investigación.

El pasado 22 de abril, Diari de Barcelona publicó que la entidad El Llamp, Taula de Cultura Popular, de Reus, había recibido una subvención de 350.000 pesetas del mismo programa de empleo sin haberla solicitado. Una de las personas implicadas en aquel caso declaró entonces que el dinero se había desviado a la Crida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 1988

Más información

  • El dirigente Jordi Sánchez, relacionado con el hurto de la bandera española, recibió parte de los fondos