Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La jerarquía eclesiástica destituye a dos profesores progresistas de la facultad de Teología de Granada

, Los profesores de Teología dogmática de la facultad de Granada, José María Castillo y Juan Antonio Estrada -jesuitas conocidos por su talante progresista- han sido destituidos de su actividad docente de manera indefinida. La medida -que les ha sido notificada por la congregación- ha levantado protestas en el seno de la Compañía de Jesús. El cese se considera un paso más en la ofensiva restauracionista que se desarrolla en el seno de la Iglesia española.

Dos destinos le han sido ofrecidos a Castillo: Paraguay o Roma. En el caso de Estrada se especulaba ayer con que su actividad docente en Granada quedara reducida a licenciaturas o doctorados, pero fuera de los cursos ordinarios. La medida podría revisarse tras las protestas habidas en la propia Compañía de Jesús, cuyo general, el holandés Peter Hans Kolvenbach, se reunió hace unas semanas en Roma con el presidente de la Conferencia Episcopal española, cardenal Ángel Suquía.El arzobispo de Madrid había mostrado en diversas ocasiones su preocupación por la orientación de algunos teólogos. El pasado mes de marzo y en el curso de un almuerzo, el cardenal Suquía manifestó que ,,entre los obispos hay preocupación por la unidad doctrinal". "Lo exige", agregó, "la naturaleza misma de la Iglesia; lo exige el pueblo cristiano, que tiene derecho a que no se le desconcierte y a que todos los enviados a enseñar enseñen fundamentalmente lo mismo". Hace dos semanas y en sesión reservada, la asamblea plenaria del episcopado abordó este ,asunto. En la reunión sólo estuvieron presentes los obispos, con la salvedad de Antonio Cañizares, secretario de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe.

Esta comisión ya hizo público en noviembre de 1986 un documento en el que consideraba amenazantes los cuadernos de Teología Popular -uno de cuyos inspiradores es José María Castillo- por considerar, entre otras cosas, que en las mencionadas obras se daba "una visión muy crítica y demoledora de las manifestaciones, prácticas, instituciones, usos y personas que tienen que ver con la religión".

Castillo, cuya obra Alternativa cristiana ha alcanzado las nueve ediciones, había sido apartado hace unos años de los cursos ordinarios y su actividad quedó reducida al ámbito de los cursos de licenciatura y doctorado.

El caso de Estrada ha sorprendido más, puesto que sus obras sobre eclesiología son menos conflictivas, desde el punto de vista jerárquico. Pero el hecho de que la Cartuja de Granada se haya convertido en un foco de irradiación quizá haya pesado en la suspensión. Otros rumores sobre llamadas al orden se relacionan con el dogmático Ricardo Franco y el moralista Eduardo López Azpitarte, ambos profesores en Granada.

El primero de ellos declaró ayer a este diario que no había recibido ninguna amonestación ni oficial ni oficiosa hasta el momento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 1988

Más información

  • RELIGIÓN