Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno 'rehabilita' al general Cassinello y le nombra capitán general de Burgos y País Vasco

El Consejo de Ministros ascendió ayer a teniente general a Andrés Cassinello Pérez y le nombró capitán general de la Región Pirenaica Occidental, que incluye las comunidades autónomas del País Vasco, Navarra y de de Castilla y León. Cassinello, hasta linales de 1986 jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, fue destinado, tras publicar en el diario Abc un polémico artículo en el que criticaba a políticos y periodistas, a la Comandancia General de Ceuta, donde ha permanecido hasta abora. El nombramiento de Cassinello fue criticado ayer con dureza en diversos medios políticos, sobre todo del País Vasco.

En medios políticos consultados ayer se relacionó inmediatamente el nombramiento de Cassinello con su larga experiencia en la lucha antiterrorista y en los servicios de información, ya que, a lo largo de toda la transición, ocupó cargos relevantes relacionados con ambas actividades. En medios militares y gubernamentales, especialmente del Ministerio de Defensa, se negó esta relación y las fuentes consultadas en esos ámbitos afirmaron que las competencias de un capitán general "no tienen nada que ver con la lucha antiterrorista".Las reacciones más airadas contra la designación de Cassinello fueron las registradas entre dirigentes de partidos de izquierda y entre las organizaciones políticas vascas, que criticaron al Gobierno por ascender al general y por situarle precisamente al frente de una región militar en la que ha sido duramente criticado en numerosas ocasiones. Cassinello, tiene ahora 61 años y, si concluye su vida profesional en Burgos -en muy pocas ocasiones se producen cambios entre capitanes generales- permanecerá en su actual cargo durante tres años.

Tras la citada destitución como jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el Gobierno designó a Cassinello comandante general de Ceuta, gesto que ya en su día se interpretó como una clara voluntad del Ejecutivo de no apartar de la carrera militar activa al general. E n aquellas fechas, los ministros del Interior y de Defensa aseguraron que Cassinello, era un buen profesional y restaron importanicia al artículo publicado en Abc y a las críticas surgidas desde partidos de la oposición, especialmente del Partido Comunista de España (PCE).

En medios del Ministerio de Defensa se aseguró, ayer que el titular del departamento, Narcís Serra, propuso al Gobierno el nombramiento de Andrés Cassinello para la Capitanía General de Burgos porque entendió que era "el más adecuado" para cubrir la vacante dejada hace varias semanas, por motivo de edad, por el general Juan Castellanos Gómez.

Santiago Varela, director de la Oficina del Portavoz del Gobierno, dijo ayer tras el Consejo de Ministros que los nombramientos de capitanes generales no tienen una especial significación política". Negó que Cassinello haya estado sometido a "un cierto aislamiento" durante estos meses y restó importancia al artículo del general en Abc, cuyo contenido calificó de "más irónico que crítico".

En los últimos meses, han ascendido a teniente general -máximo grado de la carrera militar, que es necesario alcanzar para acceder a una capitanía general- los generales de la cuarta promoción Ángel Santos Bobo, Jaime Barra, Martín Aleñar y el propio Cassinello. Santos Bobo fue nombrado ayer capitán general de Canarias. Barra fue destinado al ascender al Cuarto Militar del Rey. Aleñar, que ha estado en los gabinetes técnicos del ministro y del secretario de Estado de Defensa, estaba ahora en la Dirección de Enseñanza del Ejército y probablemente continuará en el Cuartel General. Ayer también ascendió a general de división Francisco López de Sepúlveda.

"Muy agradecido"

Tras estos encajes, la vacante de Burgos fue asignada por Serra a Cassinello. A finales del próximo mes de mayo, también quedará vacante la Capitanía General de Sevilla, que comprende toda Andalucía, ya que por razón de edad pasará a la situación B el teniente general Fernando Gautier. Por tanto, el Gobierno, tras decidir el ascenso de Cassinello a teniente general, podía haberle designado para cubrir otras vacantes que había o que habrá en un futuro inmediato.

El nuevo capitán general de Burgos declaró ayer a este periódico que se encontraba "muy satisfecho, muy emocionado y muy agradecido" por su designación, pero rehusó hacer otros comentarios al respecto y se limitó a comentar que en Ceuta había pasado unos meses muy tranquilos pero también de una buena experiencia profesional, ya que se ha tratado de un destino operativo -con mando de tropas-, después de numerosos años en puestos relacionados con la lucha antiterrorista.

La nueva legislación elaborada en los últimos años con respecto a las competencias de los más altos cargos militares establece que el capitán general es "el mando operativo de las fuerzas que le están asignadas" en su región, como se indica en el artículo 23 de las Reales Ordenanzas del Ejército. En el caso de la Región Pirenaica Occidental, la unidad operativa más importante es una División de Montaña integrada por dos brigadas y una unidad de helicópteros.

El capitán general también ostenta la representación del Ejército de Tierra" en su demarcación. De él dependen directamente un cuartel general de la capitanía y las fuerzas operativas. También posee competencias disciplinarias, pero no jurisdiccionales, ya que éstas le fueron anuladas con la reforma de la justicia militar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de abril de 1988

Más información

  • El nuevo teniente general se declara "muy satisfecho, muy emocionado y muy agradecido"