Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington detecta los primeros sintonías de resquebrajamiento

Fuentes de la Administración norteamericana informaron ayer de los primeros síntomas de resquebrajamiento entre los próximos a Noriega, con salidas de dinero, peticiones de visados y búsquedas de casas en Costa Rica y otros países de la región. Medios del espionaje estadounidense dicen también que Noriega ya ha enviado contenedores con sus cosas a la República Dominicana donde su hija está casada con un militar dominicano. Washington preferiría un exilio más lejano a Panamá y las autoridades de ese país tampoco ven con buenos ojos el recibir a Noriega.Funcionarios de la Administracióin de Reagan, citados por The Washington Times, dicen que representantes de Noriega están negociando su salida del poder con representantes del Gobierno español, en Cuba o en Nicaragua.

Mientras, Estados Unidos está negociando con la oposición panameña en Washington una ayuda económica de emergencia- se habla de 100 millones de dólares- que serviría, a la salida de Noriega, para sacar de la quiebra en la que se encuentra al sistema bancario panameño. "Estamos preocupados por esta situación y, en cuanto se produzca con éxito la transicióndemocrática, ayudaremos inmediatamemte a restarurar el orden en el sistema baricario", aseguré ayer el Departamento de Estado.

Washington no tendrá más remedio, en caso de que Noriega acepte la oferta española, de garantizar su inmunidad jurídica en España, ya que sólo el Gobierno de Madrid y Paraguay han ofrecido asilo al dictador panameño. La necesidad de recibir también a media docena de coroneles de las Fuerzas de Defensa panameñas, implicados en la corrupción y en el tráfico de droga, que dejarían el país con su jefe.

Estados Unidos ha accedido a otras de las seguridades solicitada por el Gobierno español: un compromiso de que respetará escrupulosamente los tratados de devolución del Canal. Abranis se lo garantizó a Juan Antonio Yáñez, el enviado de Felipe González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de marzo de 1988