Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTE EL 'SUPERMARTES'

El Sur, trampolín presidencial para George Bush

"Si lo hago bien el martes estoy convencido de que seré el próximo presidente de Estados Unidos", afirmó un confiado George Bush horas antes de que se abrieran ayer las urnas en la primaria republicana de Carolina del Sur. Este es el aperitivo de la superprimaria de 20 Estados, el día 8, en la que están en juego el 30% de los delegados de cada partido para las convenciones que designarán en verano a los candidatos definitivos a la Casa Blanca.Para Bush, que ha hecho campaña acompañado por la popular actriz Cheryl Ladd, de Los ángeles de Charlie, Carolina del Sur y toda la región puede convertirse en su trampolín a la presidencia. "El supermartes va a garantizar quién gana la designación del Partido Republicano. Y cuando miro a los liberales que compiten en el lado demócrata, creo que significa la elección del presidente de Estados Unidos", aseguró Bush.

Los pronósticos son que George Bush, que se presenta aquí como un patriota héroe de guerra y el más fiable continuador del reaganismo, iba a ganar en este Estado ayer, y que el martes todo el Sur le concederá el impulso definitivo para asegurarse prácticamente la designación republicana. El predicador fundamentalista Pat Robertson luchó ayer por un segundo puesto en Carolina del Sur con el senador por Kansas Robert Dole. Éste, incapaz de ofrecer un mensaje diferente al de Bush, perjudicado por una deficiente organización, ve desvanecerse la posibilidad de frenar al vicepresidente.

En todo el Sur, los votantes prefieren a Bush sobre Dole por un margen de 21 puntos (48% frente a 27%), dejando a Robertson en un distante tercer puesto (10%). En el campo demócrata, el gobernador de Massachusetts, Michael Dukakis, con un 19%, y el reverendo de raza negra Jesse Jackson, con un 18%, son los preferidos, seguidos por el congresista Richard Gephardt y el senador sureño Albert Gore, ambos con un 14%.

Robertson, que sigue prometiendo "descolonizar el imperio soviético" si llega a la Casa Blanca, había asegurado que ganaría en Carolina del Sur, que "es mi patio trasero". Pero su impulso inicial parece haberse frenado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de marzo de 1988