Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho muertos y tres heridos al chocar dos expresos nocturnos en la estación de ferrocarril de Valladolid

Ocho personas resultaron muertas y 30 heridas, dos de ellas de gravedad, al chocar a las tres de la madrugada de ayer, en la estación de Valladolid, los trenes expresos Cantabria y Costa Vasca, que, procedentes ambos de Madrid, se dirigían a Santander y Bilbao, respectivamente. Según el presidente de Renfe, Julián García Valverde, el accidente se produjo por un fallo mecánico en los frenos de Costa Vasca. A causa del fallo, el convoy no pudo detenerse y alcanzó por detrás al otro expreso, que se hallaba estacionado y estaba a punto de partir.

El impacto se produjo, según la versión oficial, a 45 kilómetros por hora. El vagón de cola del expreso cántabro, que transportaba automóviles, se empotró en el anterior, un coche cama donde viajaban nueve hombres y una mujer. Ocho de ellos son los fallecidos.A las tres de la madrugada el expreso número 861, procedente de Madrid-Chamartín, con destino a Santander, se hallaba parado en el andén uno de la vía primera de la estación del Norte de Valladolid. Iba a arrancar cuando fue golpeado por detrás por otro expreso, el número 801, también procedente de Madrid y con final de trayecto en Bilbao. El maquinista del tren cántabro se dio cuenta del peligro y quiso partir, pero no le dio tiempo. El otro convoy, en el que viajaban 270 personas, le embistió por la cola, impactó en el vagón de los automóviles y éste se erripotró en el coche cama. Según testigos presenciales, el choque fue muy fuerte: "Rápidamente nos dimos cuenta de que el accidente era grave porque el coche cama quedó como un acordeón, plegado y con los compartimentos destrozados".

10 horas de trabajos

Pocos minutos después se personaron en la estación los bomberos de Valladolid, miembros de Cruz Roja y Protección Civil, Fuerzas de la Seguridad del Estado y personal de Renfe, así como diversas autoridades.

Las tareas de rescate entrañaron grandes dificultades, según Pedro Baz, jefe del cuerpo de bomberos de Valladolid, ya que no se pudieron utilizar métodos eléctricos ante la posibilidad de quemar a los atrapados y al ignorarse su situación y su estado Hubo que usar una gran grúa, cables y otros procedimientos me cánicos para ir desguazando poco a poco el vagón afectado y sacar a las víctimas. Hasta. pasa das casi cinco horas, al filo de las ocho de la mañana, no se: pudo extraer el primer cadáver, el de unajoven de 15 años identificada como Carmen López Bermejo Poco después los bomberos recuperaron con vida a Juan Tarín, director general de Agricultura del Gobierno cántabro, que permaneció esas cinco horas atrapado por un brazo que se divisaba desde el exterior. Sufre traumatismo en la mano derecha y varias contusiones, pero.su estado no reviste peligro.

Los viajeros de ambos trenes que no sufrieron heridas continuaron su camino. Los de Santander llegaron a la capital cántabra a las 9.45 horas y en la estación se vivieron escenas de dolor protagonizadas por los familiares de quienes no descendieron del expreso. Los de Bilbao aún sufrieron otra odisea, ya que el tren tuvo que detenerse en Miranda de Ebro (Burgos) debido al mal estado del puerto de Orduña. Fueron llevados a la capital vasca en autobuses.

La mayor catástrofe

Las labores de rescate finalizaron a la una de la tarde, 10 horas después de la colisión. A las 13.45, Julián García Valverde, presidente de Renfe, calificó el suceso como la mayor catástrofe en la historia reciente de los ferrocarriles españoles y confirmó lo que técnicos de la empresa habían manejado durante la mañana: el choque se produjo por un fallo en los frenos del tren Costa Vasca. Este convoy iba tirado por dos máquinas acopladas en previsión de problemas en el puerto de Orduña. Los maquinistas de la primera usaron el freno repetidas veces, pero la respuesta no fue la deseada. En 900 metros sólo redujeron la velocidad de 75 kilómetros por hora a 45. Los de la segunda se encontraron con que el sistema de emergencia ya había sido utilizado por sus compañeros y tampoco pudieron frenar. García Valverde aseguró que normalmente se frena en 200 metros. Ayer desde el uso de los frenos a la colisión se recorrieron 1.200 metros.

El presidente de Renfe dijo que habían dado resultados negativos las pruebas de alcoholemia practicadas a los cuatro maquinistas que iban en el Costa Vasca, quienes salvaron su.vida tirándose en marcha.

Relación de fallecidos

A medida que transcurría la mañana tomó cuerpo el rumor de que entre las víctimas podía estar el consejero de Obras Públicas de Cantabria, Félix Ducasse. A las once de la mañana se halló su documentación y pasadas las dos se encontró su cuerpo.

También fallecieron Vicente Alcón Albertos, técnico de la Consejería de Obras Públicas de Cantabria, Miguel de las Hazas, Javier Bocanegra Corpes, José Nicanor Pereda Ondal, Máriano Gutiérrez Casuso, Guillermo Sánchez de Movellán y Carmen López Verdejo. De los 30 heridos, sólo permanecen ingresados en centros de Valladolid Juan Tarín y Antiusa Rodríguez Gutiérrez, con fractura costal y traumatismo craneoencefálico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 1988

Más información

  • El tren 'Costa Vasca', al que le fallaron los frenos, embistió por detrás al 'Cantabria'