Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El índice Dow Jones se situó ayer a 2.071 puntos, el nivel más alto desde el 'crash' del 19 de octubre

El índice Dow Jones de valores industriales de la Bolsa de Nueva York alcanzó en la sesión de ayer el índice más alto desde que sufriera el colapso del 19 de octubre de 1987. Cerró la sesión a 2.071,89 puntos, lo que suponía haber subido 48,41 puntos. Habiendo superado ampliamente los 2.051,89 alcanzados el pasado siete de enero.Durante la primera mitad de la sesión ya se había situado alrededor de 2.040 puntos. Con la diferencia, en esta ocasión, de estar registrándose un volumen importante de transacciones. A falta de tres horas para el cierre, ya se habían negociado más de 120 millones de acciones.

Según Shearson Lehman no han sido ajenos a este inusual ajetreo los rumores sobre las OPAS, algunas de ellas con visos de realidad, como la de Mesa Petroleum sobre Homestake Mining, y la de ésta sobre North American Metals.

En cuanto a los mercados de divisas, el dólar cedía ligeramente, aunque en proporción no preocupante, al igual que el oro, que siempre ha sido un valor de refugio frente a los descensos del dólar o de Wall Street y que en los últimos meses sin embargo, ha tenido una evolución paralela a la de la divisa norteamericana.

En otro orden de cosas, Brasil recibirá de los bancos privados un total de 6.400 millones de dólares para financiar los intereses de su deuda exterior correspondiente a los años 1987 y 1988, según ha informado el Ministro de Hacienda Mailson da Nobrega. El acuerdo preliminar al que han llegado con el comité de bancos acreedores en Nueva York, establece que el país obtendrá un nuevo crédito de refinanciación a medio plazo de 5.800 millones de dólares.

Como aspecto básico se estipula además "la creación de mecanismos que asegurarán la reposición de líneas crediticias a corto plazo, que alcanzaran otros 600 millones de dólares".

También se alcanzó un acuerdo sobre la tasa de riesgo que se aplicará a este país sobre los intereses de su deuda, establecido en un 0,8125%, el mismo porcentaje que paga México a sus acreedores y que significa una reducción a la mitad, ya que hasta ahora venía pagando un 1,66%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de marzo de 1988