Los ministros de Exteriores de España y Portugal eluden en su reunión de Lisboa los temas de defensa

ENVIADO ESPECIAL Los ministros de Exteriores de España y Portugal, Francisco Fernández Ordoñez y Joao de Deus Pinheiro, respectivamente, evitaron ayer hablar de los temas conflictivos, especialmente centrados en el ámbito defensivo, existentes entre los dos países ibéricos. Por el contrario, Fernández Ordoñez y Joao de Deus dedicaron su "sesión informal de trabajo" ayer en Lisboa a preparar la próxima cumbre de la Comunidad Europea (CE) en Bruselas, ante la cual, afirmó el ministro portugués, "no hay ningún tema en el que estemos en desacuerdo".

Fernández Ordóñez, que llegó a Lisboa a primera hora de la tarde de ayer, tras haber asistido en Madrid al Consejo de Ministros, se reunió también con el primer ministro portugués, Aníbal Cavaco Silva, aunque, según fuentes diplomáticas españolas, se trató tan sólo de "una visita de cortesía".Los problemas defensivos, en los que hay discrepancias no especificadas por las fuentes portuguesas, se debatirán en un posterior encuentro que se producirá en Madrid a mediad s de febrero, y al que asistirán el titular portugués de Defensa, Eurico de Melo, y su homólogo español, Narcís Serra.

Lisboa ha mostrado "reservas" hacia los planes españoles de integración en la OTAN, por entender, aparentemente, que tratan de relegar a Portugal a una situación de "cierta subordinación" en la estrategia defensiva occidental; pero este tema no fue abordado ayer en el encuentro de los dos ministros, que, incluso, trataron sólo "muy de pasada" algunas cuestiones bilaterales pendientes, aunque no conflictivas.

Los F-16

Los dos ministros tampoco trataron la acogida por Portugal de algunos de los aviones F-16 estacionados en Torrejón, hecho que, según afirman en privado algunas fuentes gubernamentales españolas, parece todavía "posible, pero no probable".Ésta será, en cualquier caso, una cuestión que tratará con las autoridades portuguesas el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Frank Carlucci, cuando la semana próxima visite Lisboa, donde fue embajador hace 12 años.

El propósito esencial de la visita de Fernández Ordoñez a Lisboa, explicaron fuentes de ambas delegaciones, consistió en comprobar la sintonía existente entre los dos países a la hora de abordar la reforma comunitaria. De manera especial, existe acuerdo, explicó el ministro Pinheiro, en lo que se refiere al mercado único y el destino de los fondos estructurales, que constituyen dos de los pilares de esta reforma. España, por su parte, "comprende" la "especificidad" portuguesa en materia agrícola; y Portugal también "comprende" las características especiales españolas en cuanto a tasa de desempleo, muy superior a la lusitana.

Armados con esta comprensión mutua y con la ausencia de contenciosos bilaterales -España accedió hace dos semanas a varias pretensiones portuguesas en materia de productos textiles-, ambos minitros concurrirán el lunes al cónclave de titulares de Asuntos Exteriores de la CE que se celebrará en Bruselas para preparar la cumbre extraordinaria del Consejo Europeo de los días 10 y 11 de febrero en la capital belga. Un diplomático portugués llegó a considerar "acertada" la expresión "frente común ibérico" para referirse a la posición concordante que los dos países vecinos mantienen ante la reforma de la CE.

Los dos ministros, que a mediados de febrero protagonizarán una simbólica abolición de fronteras entre los dos países, constataron "con satisfacción" el incremento de los intercambios comerciales entre España y Portugal; las importaciones españolas, por un valor total de 105.000 millones de pesetas, aumentaron el pasado año en un 60% con respecto a 1986, mientras que las exportaciones, por 174.000 millones de pesetas, crecieron en un 35%.

Fernández Ordoñez y Pinheiro prolongaron su reunión con una cena, tras la cual el ministro español regresó a Madrid, para estar presente hoy en la recepción oficial al presidente argentino, Raúl Alfonsín, que inicia hoy una visita de trabajo de tres días a España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 29 de enero de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50