Shevardnadze llega mañana a Madrid en un ambiente de gran cordialidad en las relaciones bilaterales

El viaje a España del ministro de Asuntos Exteriores soviético, Edvard Shevardnadze, constituye un capítulo más dentro de las relaciones de gran cordialidad formal existentes entre los dos países, en opinión de medios diplomáticos españoles en Moscú. Shevardnadze emprendió ayer una visita a Europa occidental, que le llevará primero a Bonn, y luego -el martes 19 por la noche a Madrid, de donde regresará el 22. En España se entrevistará con el rey Juan Carlos, con el presidente del Gobierno, con el ministro de Asuntos Exteriores y con los presidentes de las cámaras legislativas.

Más información

La gira de Shevardnadze va acompañada de la incógnita sobre un eventual viaje posterior del líder soviético, Mijail Gorbachov, tanto a la RFA como a España, países que tienen invitaciones en este sentido pendientes de ser atendidas. Un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de la URSS ha señalado que los planes de viaje de Gorbachov este año están condicionados por la próxima cumbre soviético-norteamericana y por la conferencia del PCUS. Medios soviéticos oficiosos indican, sin embargo, que la posibilidad de una visita de Gorbachov a España este año sigue estando abierta.El tono de Moscú con relación a España es muy cordial últimamente, y medios diplomáticos españoles en la URSS se jactan de la "ausencia de problemas". La URSS, que ha dejado de poner en duda las garantías de Madrid sobre la ausencia de armas nucleares en territorio español -incluidas las bases norteamericanas-, ha acogido favorablemente la retirada de los cazabombarderos F- 16 de la base de Torrej ón. La reacción de la Prensa soviética ante esta decisión era más bien parca hasta ayer.

Consonancia sobre desarme

La Prensa oficial soviética -que ha seguido cuidadosamente las negociaciones hispano-norteamericanas- no recogía siquiera la noticia dada el día anterior por la agencia Tass desde Madrid. Sin embargo, ayer, la misma agencia Tass sefialaba desde Washington que en el Pentágono valoran de forma pesimista las posibilidades que tiene EE UU de instalar los F-16 que tendrá que retirar de España en Portugal, Italia o Turquía, contando con que probablemente deberán ser llevados de nuevo a Estados Unidos.

Moscú ha valorado positivamente que Madrid estuviera entre las primeras capitales europeas que apoyaron la opción doble cero para Europa y luego la opción doble cero glóbal. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores soviético, Guenadi Guerasimov, afirmó que existía una "consonaricia" de enfoques entre la URSS y España en los temas de desarme.

En un comentario sobre las relaciones hispano-soviéticas difundido por la agencia Tass, se señala que la visita de Shevardnadze a Madrid puede contribuir a darlas un nuevo impulso político, y se afirma que la posicion de España se ha fortalecido en el plano internacional. "A España ya no le satisface el papel de aliado mudo de EE UU; aspira a procurarse más independencia y una mayor libertad de maniobra en política exterior", decía el comentario. Las relaciones globales Este-Oeste tras el acuerdo soviético-norteamericano sobre armas nucleares de alcance medio, la situación en Europa y la seguridad en el Mediterráneo aflorarán previsiblemente en la visita de Shevardnadze a Madrid.

Entre las situaciones de conflicto que la URSS ve en el Mediterráneo se cuenta la "rivalidad británico-española" sobre Gibraltar, "el último enclave colonial en Europa", según sefialaba Veniamin Mashin en un artículo publicado el año pasado en la revista Política Internacional, que incluía en la misma categoría las "rivalidades" entre España y Marruecos sobre "los dos enclaves españoles en territorio marroquí".

En el terreno económico, el comercio bilateral superó en 1987 los 1.000 millones de dólares (unos 110.000 millones de pesetas), con déficit para España. El comercio hispano-soviético se encuentra muy por debajo del que mantienen países europeos como Italia, Reino Unido, Francia o la RFA, el mayor socio comercial soviético en Occidente.

Medios económicos españoles se quejan de las dificultades para penetrar en el mercado de la URSS, que atribuyen a la falta de divisas por parte soviética y a la persistencia de una imagen de España como país exportador de productos agrícolas, pero no industriales. El comentarista Evgueni Mijailov, de la agencia Tass, consideraba que la estructura del comercio hispano-soviético es "estrecha y pasada de moda".

Relaciones comerciales

Las empresas mixtas, una modalidad iniciada con la reforma emprendida por Gorbachov, ofrecen una variante de penetración, aunque las condiciones para exportar los beneficios en moneda fuerte siguen siendo un caballo de batalla entre los socios soviéticos y los occidentales. Recientemente se formó la primera empresa mixta hispano-soviética para fabricar teléfonos en la ciudad de Perm. Los socios son la compañía Amper .(45%), Telefónica (4%) y el Estado soviético (51%).

Actualmente hay firmados 15 proyectos con España en fase de examen y 10 protocolos de intención, según datos facilitados el pasado diciembre por Nikolai Egorechev, primer vicepresidente de la Cámara de Comercio soviética. Durante la visita de Shevardnadze a España se firmará el Programa a largo plazo de desarrollo de la cooperación económica e industrial, un documento que ajusta las relaciones entre Moscú y Madrid al marco que para España ha creado su pertenencia a la CE.

España y la URSS firmaron una carta de intenciones para la compra de gas natural a partir de 1992 y por un período de 25 años. De llevarse a cabo, el proyecto sería en régimen de compensación, lo que permitiría a los exportadores españoles incrementar sustancialmente sus ventas en la URSS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 17 de enero de 1988.

Lo más visto en...

Top 50