Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:TEATRO

En busca de Shakespeare

El grupo La Tartana lleva muchos años de investigación y experimentación en el teatro de títeres. Ha ido consiguiendo un conjunto de luces y sonidos en torno a unos muñecotes gigantes con los que mezclan su personalidad los actores que les mueven, y es frecuente que en sus realizaciones aparezca el clima de misterio de la personalidad desdoblada o de la materia animada. Abordan ahora una especie de ilustración del Rey Lear, de Shakespeare, con brevísimos fragmentos de su texto para situar y resumir la acción. Los títeres son, como la música, de inspiración medieval, como repetidos de las figuras de la catedral, de la escultura anónima que colocaba lo espantoso al lado de lo sublime. El gesto congelado, el grito inmóvil, remedan aquella belleza trágica; pero no tienen ductilidad, quedan inexpresivos, y no desprenden el misterio teatral. El espectáculo es breve: apenas una hora. Es de agradecer. El prestigio de La Tartana, sin embargo, sigue en pie; la experimentación no tiene siempre por qué dar frutos seguros, y aquí se advierte, sobre todo, el trabajo, el esfuerzo por encontrar algo, entre rumores, ruidos y sombras, que no ha sido hallado.

Lear

Por el grupo La Tartana, sobre la obra de Shakespeare. Intérpretes: Juan Muñoz, Andrés Hernández, Esteban Ortego, Sian Thomas, Jesús Rodríguez, Mar Navarro, Raúl Boda. Música de Andrés Hernández y Sian Thomas. Vestuario: Beatriz Marqueríe. Dramaturgia y dirección: Carlos Marqueríe. Estreno: Sala del Mirador. 8 de enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de enero de 1988