Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

1988, nueva etapa de la 'perestroika', según el máximo dirigente soviético

Moscú / Palm Springs

El año 1988 marcará el comienzo de una nueva y crucial etapa de la perestroika, según anunció el jueves Mijail Gorbachov a sus conciudadanos en un mensaje de fin de año. Ayer, Gorbachov se dirigió por televisión a la audiencia norteamericana, mientras el presidente de EE UU lanzaba un mensaje similar a través de la pequeña pantalla soviética.

En su mensaje a los suyos, Gorbachov destacó que 1987 fue un año de "profundos cambios y decisiones a gran escala" en la URSS, que significó el cumplimiento de la primera etapa de la perestoika y el establecimiento de una nueva atmósfera política y moral en la URSS. El número uno soviético reconoció que las reformas emprendidas en la URSS no se llevan a cabo sin dificultades. "Lo viejo está empezando a ceder a lo nuevo, pero con lucha".Gorbachov y Reagan afirmaron ayer su determinación de obrar en 1988 a favor de la paz en el mundo, especialmente esforzándose por reducir los arsenales nucleares de sus países.

Reagan, en su mensaje a los soviéticos, reiteró, sin embargo, que no abandonará su programa de la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI o guerra de las galaxias), pero subrayó que la URSS podría a su vez poner a punto un sistema similar de defensa. "Hoy día, Estados Unidos y la URSS tienen ambos la posibilidad de poner a punto un escudo defensivo contra los misiles balísticos... que no amenazará a nadie. En nombre de una paz más segura, estoy decidido a perseguir esta posibilidad que ofrece la tecnología", dijo Reagan.

Por su parte, Gorbachov se declaró listo, al hablar en la televisión norteamericana, no sólo a proseguir las negociaciones para una reducción de los armamentos estratégicos de ambos países, sino también a "atacar sin demora el problema de la reducción de las fuerzas convencionales en Europa".

"No escatimemos ningún esfuerzo para promocionar la paz sobre la Tierra", afirmó.

Reagan expresó su esperanza de que en 1988 se progrese hacia la solución de "conflictos insensatos" en varias regiones del globo. "Demasiadas madres, incluidas madres soviéticas, han llorado sobre las tumbas de sus hijos muertos", afirmó, aludiendo, sin nombrarlo, a Afganistán.

"Nada es inevitable en la historia. Podemos escoger el hacer el mundo más seguro y más libre sí tenemos el valor para ello. El valor es algo del que no carecen nuestros dos pueblos", concluyó Ronald Reagan.

Mijail Gorbachov concluyó su intervención para la audiencia de EE UU rindiendo homenaje a la "enorme reserva de buena voluntad" que creyó percibir en el pueblo norteamericano durante la cumbre de Washington. "Os aseguro que el pueblo soviético tiene una igual reserva de buena voluntad. Utilizarla completamente es la tarea más noble y más responsable a la que se enfrentan los dirigentes y los políticos de nuestros dos países".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de enero de 1988

Más información

  • Mensajes de Reagan a la URSS y de Gorbachov a EE UU